03 abril 2007

Sábado santo abertzale



El 10 de febrero de 1977, y en virtud de la Ley de Reforma Política aprobada en referendum el 15 de diciembre, fue legalizado en España, entre otros partidos políticos, el PSOE. Pocos en ese partido recuerdan aquellos tiempos de clandestinidad y prohibición que ahora pretenden aplicar a otros.

Ese aniversario ya se nos pasó, y ahora se nos avecina otro: el próximo sábado se cumplirán 30 años de la legalización del PCE. En efecto, el Gobierno de Adolfo Suárez esperó al 9 de abril, Sábado Santo (cuando millones de españoles se encuentran de vacaciones y desconectados), para legalizar a los comunistas, con la esperanza de que la noticia tuviese una repercusión menor y, por tanto, también las críticas de la extrema derecha. Aún así un ministro dimitió y el "demócrata" Manuel Fraga acusó a Suárez de dar un "golpe de Estado".

¿Tendrá Zapatero la valentía que tuvo Suárez (la derecha, no lo olvidemos) en 1977 y legalizará a Batasuna, aunque sea en Sábado Santo para minimizar las críticas de la derecha? Treinta años después del "sábado santo rojo"... ¿sería posible tener un "sábado santo abertzale"?



28 comentarios:

jabiero dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Periko dijo...

La declaración de intenciones del PCE era mucho mucho más suave incluso (ideológicamente) que la del psoe, e incluso admitieron cosas como la monarquía, que te recuerdo que entonces por ese partido (y qué coño, ahora) no es muy monárquico...

Lo que no se puede pretender desde posiciones abertzales es después de todo el daño que ha hecho ETA en españa se vaya a ceder a nada sin gestos muy marcados de abandono de la violencia. No se os va a dar ni lo más mínimo a cambio de nada. Y te lo dice alguien al que ponéis al otro lado de la trinchera que habéis montado.

Aquí se os ha olvidado lo que ya se hizo con eta pm hace años. Es lo único a lo que puede aspirar un grupo terrorista en cualquier estado democrático.

Ruth dijo...

Osti, Ricardo, ya te han "etiquetado".

Hace poco hablábamos entre amigos de ese Sábado Santo del PCE. Si legalizan al partido, yo creo que van a esperar a estar más cerca de las elecciones, para que no les dé tiempo a hacer campaña (como hicieron con el PCE).

jabiero dijo...

Lo que no se puede pretender es exigir algo a un partido, como lo es la exigencia de la condena de la violencia, que no existe en la ley, que no se le pide a nadie más y que, por pponer un claro ejemplo de la inexistencia de tal ley, no ha servido para ilegalizar al Partido Comunista de las Tierras Vascas (EHAK/PCTV) que reiteradamente se ha negado a hacer tal condena con los resultados por todos vistos, su continuidad como partido legal.

Y por otro lado lo que no se puede es ilegalizar un partido político sentenciando que es cómplice o parte de un grupo calificado como terrorista y que su Mesa Nacional en pleno, todos sus dirigentes, no tengan ninguna condena de carcel. Argumentos contra esto?? Ninguno, ya se lo digo yo. Por tanto??? Vivimos en una monarquía bananera.

jabiero dijo...

Espero que tengais razón en que al final serán legalizados de alguna forma chic@s, pero yo estoy francamente pesimista*

*Dícese de cuando el franquismo sociológico te aburre.

jabiero dijo...

http://conflicto-vasco.com/foro/index.php?topic=200.msg1403#msg1403

Ruth dijo...

Después de la noticia de hoy, no legalizarles sería un error histórico. Yo creo que cada día que pasa estamos más cerca de unas elecciones en las que puedan estar representados todos los ciudadanos.

Qué asco de frase. Me ha quedado de aspirante a la alcaldía total.

Anónimo dijo...

El PCE no contaba con un grupo armado activo en el momento de su legalización. ¿Ves la diferencia?

Y ahora, Ricardo, machote, coméntanos el último comunicado de ETA, a ver qué le ves de positivo.

Ricardo Mella dijo...

Ruth, si te presentas por Madrid te voto.

Uy, ese anónimo, con ese estilo progre de pacotilla y chulángano... tú eres de los que andan siempre perdiendo el tiempo en el blog de Escolar, ¿a que sí?

Anónimo dijo...

Sí, pierdo bastante tiempo en Escolar. Y ahora, ¿algo que comentar sobre el último comunicado de ETA? Sé que no pones al mismo nivel a ETA y al Estado: el Estado cae muy por debajo en tu concepción moral de la vida política, pero sigo teniendo ganas (en serio) de que enfoques de algún modo racional lo que afirma ETA en su comunicado. El pasamontañas ya lo llevas puesto en la foto, así que lo que digas tendrá un contexto gráfico adecuado.

Ricardo Mella dijo...

¿Le dices también a Escolar lo que tiene que escribir? ¿Y le "psicoanalizas" su moral? Anda, chavalote, aprende un poco de historia, pero no sólo la que te suministra los suplementos de El País. Lee libros y eso, y así te darás cuenta de la chorrada tan enorme que has escrito antes.

Anónimo dijo...

Ja, ja. Eres la bomba, tío. Ahora me aconsejas lecturas. Pues ya puestos, dame una guía de lectura, que tengo curiosidad por ver qué cosas han formado tu visión del mundo. La ignorancia es muy atrevida.

Te recomiendo que te des un garbeo por "el otro lado" y te percates de que hay más formas de ver el mundo.

(Y entre las cosas que me han ayudado a formarme una opinión encontrarás un poco de todo, mucho de Chomsky, bastante de Le Monde Diplomatique, una miaja de Popper, algo de Solzhenitsyn, cosas de Bakunin, el vértigo de la Ginzburg, lo básico de Primo Levi, las imposturas de Sokal, lo escéptico de Lomborg, un poquillo de Heath y Potter, cosillas sueltas de Vargas Llosa, ensayos de Savater, algún rollete de Marcuse, lo que se puso de moda de Fromm, lo de Orwell, los libritos de Pinker... y paso de seguir. Solo que a todas esas cosas me he acercado siempre con espíritu crítico, no con las tragaderas abiertas de par en par.)

Ricardo Mella dijo...

Uy qué cultoooo.... Pues hale, sigue leyendo, pero te recomiendo que leas algo que tenga que ver con la historia española contemporánea, o al menos con el conflicto vasco, para poder opinar sobre éste, que te veo muy verde.

PD: Los libros de Savater no valen. Es más: te recomiendo que no presumas mucho por ahí de haberlos leído.

Anónimo dijo...

Patético, tío. Primero me tachas de inculto, luego te cito algunas lecturas y entonces me tachas de pedante. Eres la bomba. Y Savater tenía cosas interesantes antes de pasar por esta última fase en la que, la verdad, no está muy acertado. No obstante, a la gente amenazada de muerte le perdono algunos deslices, pues no sé cómo reaccionaría yo mismo si estuviera en su pellejo.

Sobre el País Vasco algo he leído. Me pareció especialmente interesante el libro de entrevistas La Pelota Vasca. De hecho, antes de leer ese libro creía que detrás de lo del País Vasco podía haber algún interés legítimo. Pero los del mundillo abertzale (incluyendo profes universitarios) que hablan en el libro ponen las cosas en su sitio (involuntariamente): es todo un puro delirio. Y es que, amigo, el nacionalismo (vasco o español, que tanto da) se fundamenta en el delirio de que "el pueblo" (en un sentido etnicista o, versión light, "cultural") es más que la suma de los individuos y que en él se incardinan (pese a ser una mera abstracción) valores que han de ser preservados a toda costa. Y "a toda costa" suele implicar la violencia. Rollo hegeliano. Así tienes a gentuza como Aznar, que defiende los valores patrios que nacen con los Reyes Católicos, y otros como Arzalluz u Otegi, que se remontan a la prehistoria para encontrar el origen de los suyos. Dos caras de la misma moneda.

Cada cuál puede pensar lo que quiera sobre sus valores y orígenes, pero nadie merece morir por lo que otro piense. ¿No?

Ricardo Mella dijo...

Creo que equivocas conceptos, o bien soy yo el que lo percibe así. Es lógico que Arzalluz u Otegi se remonten a la prehistoria para encontrar el origen del pueblo vasco, puesto que la cultura vasca (y el euskera sería sólo un ejemplo) tiene unos orígenes digamos "prehistóricos". Eso no es nacionalismo, sino hechos, y no tiene nada que ver con que al señor Aznar le dé por relacionar (como ya hicieron sus antecesores en el fascismo español) sus filias y fobias particulares con los Reyes Católicos. No son "dos caras de una misma moneda", sino dos hechos que pertenecen a distintas categorías.

Del mismo modo, otro hecho es la existencia del pueblo vasco (sin comillas). Y como pueblo le asisten una serie de derechos como, por ejemplo, el de la autodeterminación. Y todo esto no tiene absolutamente nada que ver con ningún nacionalismo, sino con la legislación internacional y con la democracia. Otro debate sería si es lícito o no que dichos derechos sean defendidos por medio de la violencia, sobre todo cuando son derechos negados por Estados que usan la violencia para ello.

A todo lo precedente si quieres le pones todos los epítetos intelectualoides que gustes: "delirio", "abstracciones", "rollos hegelianos".... lo que tú prefieras. Pero a mí me parece un "rollo progre" (muy de Savater, siento decirlo) eso de negar el concepto de "pueblo", o pasarse por el forro derechos reconocidos internacionalmente intentando hacer creer al personal que se trata de fantasías nacionalistas.

En cuanto a tu última frase, aunque te sorprenda estoy completamente de acuerdo contigo. Y te sorprenderá probablemente por dos razones: 1) Has presupuesto (supongo que en base sobre todo a mi foto) que soy "etarra", o "proetarra", o algo similar a ese concepto propagandístico; 2) Crees que ETA (porque no creo que te refieras a los asesinatos del Estado) mata a todo aquel que no piensa como ellos, es decir, de nuevo la propaganda habitual.

Como ves, incido bastante en el trasfondo propagandístico (seguramente involuntario) de tus ideas, y es por ello que te invito a informarte mejor del conflicto vasco. No lo hago por creerme más ni mejor que tú, ni nada de eso, sino simplemente porque yo también pensaba como tú, hasta que escuché otros argumentos y otras historias sobre el tema. Ten en cuenta que yo no soy ni nacionalista ni vasco, sino madrileño y anarquista. Así que no se podrá decir que me han lavado el cerebro en una ikastola o tonterías similares.

Anónimo dijo...

Ok. He de reconocer que, por fin, hemos encauzado el diálogo en la normalidad. Podemos discrepar, pero insultarse sobra. Y ahora entro a la cuestión.

Sobre el asunto de la definición de "pueblo" hay bastante que discutir. Del mismo modo que hay quienes ven muchos "pueblos", los hay que no vemos ninguno (en sentido étnico, histórico o cultural, otra cosa es el término "pueblo" definido por oposición a quien detenta el poder). Los "pueblos" se definen creando barreras identitarias que, en el fondo, no ayudan a las personas. Es más, suelen machacar a muchas personas. No es rollo progre el considerar que el individuo está por encima del colectivo (de hecho, es una idea más propia del liberalismo). Sobre esto supongo que no nos pondremos de acuerdo, y la diferente ponderación que hacemos de los conceptos individuo/pueblo guía la toma de posiciones.

En cualquier caso, el derecho internacional que asiste a los "pueblos" se creó para el proceso de descolonización. En las colonias, los nativos eran ciudadanos de segunda, sin representación política ni autogobierno. El reconocimiento de la autodeterminación es la vía que se otorgaba para expresar la voluntad de autogobernarse al margen de la metrópoli. El País Vasco no puede equipararse en modo alguno a una colonia. Todos sus ciudadanos son iguales en derechos y deberes. No hay casta gobernante y casta nativa supeditada a la primera. No hay metrópoli. Hay un maren de autogobierno enorme (a años luz, por cierto, del que se ha dotado el Ulster).

Me alegra que coincidas en el principio de que nadie ha de morir por pensar diferente. Y me disculpo por haber hecho alún comentario sarcástico sobre tu supuesta toma de posición al respecto. Pero la estética de la que haces gala en la foto invita a pensar en una proximidad con el entorno violento, pues parece que le rindas homenaje.

Parece que hemos seguido el mismo camino, pero en sentidos opuestos. Yo antes tendía a ver con buenos ojos a ese mundillo, al que tenía idealizado en función de sus posiciones antisistema y su historia de lucha antifranquista (erróneamente interpretada por mí así, pues no eran antifranquistas, sino otra cosa). Pero en una democracia (aunque imperfecta y mejorable, eso es lo que tenemos) su práxis violentísima es absurda. Y si te pones pragmático, es, además, inútil. Está claro que ha calado en la ciudadanía española un ideario de rechazo frontal al chantaje (te parezca o no fruto de la propaganda). Ese rechazo, amplificado innecesaria y asquerosamente por el PP, es la losa que encierra a ETA en su tumba política. Lo que queda es, desgraciadamente, una historia de agonía salpicada de cadáveres, sufrimiento y jóvenes que desperdiciarán su vida en prisión. Que acabe ya, por favor.

Pero, insisto, en cualquier caso mi posición no deriva de la propraganda, sino de las lecturas, opiniones de amistades del País Vasco y mis propias reflexiones.

Y sería un gesto estupendo ver a Batasuna renunciar definitivamente a la
violencia. Eso sí legitimaría sus posiciones políticas y desarmaría moralmente al contrario. Otra cosa es que cosiguieran sus objetivos.

Ricardo Mella dijo...

Vayamos por partes:

1) Quizá filosóficamente sea discutible la existencia del concepto de "pueblo". Lo que es indiscutible es el hecho de que las leyes internacionales reconocen la existencia de pueblos y, consecuentemente, les otorgan derechos. Es cierto que las mismas leyes no aclaran qué se entiende por "pueblo", y a ese respecto no tenemos más remedio que acudir al diccionario, cuya definición es perfectamente aplicable al pueblo vasco. Así que, después de decir amén a la ley internacional, podemos quizá discutir el concepto filosófico de "pueblo", e incluso esa idea tan rara de que los derechos de un individuo estén por encima de los derechos de la colectividad de la que forma parte. Como ves no soy yo el que se posiciona de ninguna manera con respecto al concepto de "pueblo": me atengo a la ley y al diccionario.

2) El derecho internacional no se creo para el proceso de descolonización, ni mucho menos. El derecho internacional se creó para regular las relaciones entre Estados, naciones y pueblos, y se establece sobre todo, y no por casualidad, en el período transcurrido entre la primera guerra mundial y el final de la segunda. A modo de ejemplo, el derecho de autodeterminación es un concepto surgido alrededor de 1918, y es defendido por gente tan dispar como el presidente Wilson (en sus 14 puntos) o Lenin. Es cierto que tal derecho ha sido usado mayoritariamente para procesos de descolonización, pero también en casos como el de Quebec (¿es Quebec una colonia de Canadá?). Por otro lado el concepto de "colonia" es relativo. ¿Cuándo un pueblo sometido a otro deja de ser una colonia? Si atendemos a criterios geográficos, tanto Ceuta y Melilla como Canarias son colonias. Cuestión aparte es el tema del autogobierno vasco, basado en un estatuto de autonomía incumplido en gran parte por el propio gobierno español (con la sempiterna excusa del "terrorismo"). Estatuto, por cierto, basado a su vez en una Constitución que no tiene legitimidad en las tres provincias vascas. Comparar todo eso con el Ulster es absurdo por cuanto el gobierno inglés reconoció el derecho de autodeterminación del pueblo norirlandés.

3)No veo relación entre mi estética en esa foto y ningún "entorno violento". Estoy enmascarado, no portando armas o haciendo apología de ningún tipo de violencia. Lo lógico sería haber deducido que simplemente pretendo no ser reconocido por nadie. Pero agradezco las disculpas, que naturalmente son aceptadas.

4) Si por ese "mundillo" te refieres a la izquierda abertzale, por supuesto que son antifranquistas. Es más: a finales de los 60 y principios de los 70 constituyeron la vanguardia de la oposición al franquismo. Desde luego son bastante más antifranquistas que aquellos que terminaron pactando con el franquismo, y que hasta que consumaron su traición defendieron el derecho de autodeterminación de los pueblos, incluyendo el vasco. Indudablemente, la izquierda abertzale no ha sido nunca sólo antifranquista: es también un sector independentista y socialista, del mismo modo que un comunista no es sólo antifranquista, también es comunista.

5) Afirmas que vivimos en democracia y mencionas la praxis "violentísima" de la izquierda abertzale. Bien, en realidad la transición cambió poco para el pueblo vasco: continua el terrorismo de Estado, las leyes y tribunales de excepción, los cierres de publicaciones... En lo que respecta a respetar la libre decisión del pueblo vasco, pues qué te voy a contar. El propio ZP puso como límite una Constitución que afirma que la unidad de la patria es indisoluble, lo cual está garantizado incluso, a modo de amenaza armada, por el ejército. Desde ese punto de vista, gran parte de las razones que en su día dieron origen a la lucha armada vasca siguen ahí. Estoy de acuerdo contigo, sin embargo, en que la misma hoy día es absolutamente contraproducente desde el punto de vista propagandístico. En ese terreno ha vencido el Estado español.

6) Batasuna no tiene por qué condenar la violencia, porque no existe ninguna ley que lo exija. Por otro lado, tampoco el PP o el PSOE han condenado la violencia. Y estamos hablando de un partido fundado por fascistas y de otro dirigido hasta hace bien poco por terroristas de Estado. He escuchado a muchos peperos defender los asesinatos del franquismo, y a muchos pesoístas defender los asesinatos de los GAL, pero nunca he escuchado a un miembro de Batasuna defender los asesinatos de ETA. Tú me hablas de aprobamientos tácitos de la violencia: yo de defensas bien explícitas de asesinatos. Por otro lado, tú no te refieres a la "violencia" en general, como concepto abstracto, puesto que la base de cualquier Estado es la violencia. Tú mismo usarías la violencia en un caso extremo, como todo el mundo. ¿Es condenable la violencia que ejerce la insurgencia iraquí contra las tropas estadounidenses, por ejemplo? Tú te refieres a la violencia de ETA, y exigirle eso a Batasuna es tanto como exigir una escisión dentro de la izquierda abertzale que enquiste aún más el conflicto. ¿Acaso quieres ver a una "ETA auténtica" actuando otros 20 años?

Y para finalizar te dejo un breve apunte para que reflexiones sobre él: si González, Aznar o Zapatero se han sentado a negociar con ETA... ¿ha sido porque ETA usa boina o porque usa las armas? Si Zapatero afirmó que había un proceso al final del cual el pueblo vasco decidiría su futuro (obviemos el detalle de la mención a la Constitución)... ¿no crees que la lucha armada de ETA tiene algo que ver? ¿Crees que Tony Blair hubiera reconocido alguna vez el derecho de autodeterminación del Ulster sin la existencia del IRA? De hecho... ¿cuántos pueblos han conseguido la independencia sin usar la violencia? ¿Crees que todo eso no lo tiene presente Batasuna, a la hora de valorar si condenar o no la lucha armada de ETA?.

Anónimo dijo...

1) Pero uno de los problemas está, precisamente, en qué se entiende por pueblo. "Pueblo" es una palabra muy sufrida, como "cultura", con un registro semántico amplísimo. Si me dices que la mayoría de los vascos comparten un acervo cultural, pues bien, vale, pero de ahí a ser "pueblo" en un sentido jurídico... Yo soy de La Safor, una comarca valenciana. Hablamos por allí una lengua propia con algún acento característico (el mío es "apitxat"), tenemos una cultura gastronómica muy local y nos creemos gente de puta madre, con nuestras costumbres, tradiciones y pequeña gran historia (Gandía es ciudad ¡ducal!). ¿Somos "pueblo" por todo eso? En cierto sentido sí. ¿Tenemos derecho a la autodeterminación? Entenderás, pues, que el concepto de pueblo no es un concepto absoluto y que concede inmediatamente una carta de derechos. Y es seguro que un vasco y un saforenc como yo tenemos más cosas en común que cosas que nos diferencian. Muchos años de historia común y la sanísima mezcla de sangre han ayudado bastante. Es legítimo que alguien piense que algo es pueblo y que políticamente defienda esa postura, como es legítimo que se piense lo contrario. Lo que es ilegítimo es matar por pensar que algo es pueblo o no.

2) El derecho internacional no se creó para eso, pero el derecho de autodeterminación, expresado en las resoluciones 1514 y 1541, se reconoce para dar cobertura al proceso descolonizador. La resolución 1514, del año 1945, se titula "Declaración sobre la concesión de la independencia a los países y pueblos coloniales". La resolución 1541, del año 1960, exige separación geográfica entre la colonia y la metrópoli. La resolución 2625 (de 1970), cuando aborda la cuestión de la libre determinación, cita expresamente el proceso de fin del colonialismo. Quebec no es una colonia, pero el estado canadiense aceptó celebrar ese referéndum. El gobierno español no acepta lo propio. Hay, pues, una diferencia sustancial. Euskadi no es una colonia. Su anexión a España es antiquísima (más de 500 años) y su integración territorial y cultural son totales. Los "nativos" no son ciudadanos de segundo nivel. Ceuta y Melilla no son colonias, aunque pudieran parecerlo por la separación geográfica. Y la constitución tiene plena legitimidad en Euskadi: la votó a favor el 69,12% (de los votos emitidos, claro está, pero en democracia es legítimo ganar una votación contando sólo los votos de los que votan: para rechazar algo hay que votar NO; y votó NO el 23,54 de la peña). Nuevamente, si el gobierno inglés reconoció un derecho a alguien, es cosa del gobierno inglés. El gobierno español no ha reconocido ese derecho a Euskadi.

3) Es cierto que si veo estética próxima a la violencia en la foto es porque pongo de mi parte. Pero el pasamontañas sí tiene la connotación apuntada. Si veo a alguien con el pañuelo palestino tiendo a pensar que ese alguien simpatiza con la causa palestina, aunque siempre cabe la posibilidad de que lo adquiriera en "La semana palestina de El Corte Inglés" porque le hace juego con el bolso.

4) Eran antifranquistas, claro está, pero su lucha no era antifranquista y punto. Era algo más. Por un periodo (no breve) hubo una coincidencia de objetivos entre la izquierda abertzale y el sentir de muchos españoles: hundir el régimen del dictador. Esa coincidencia hizo que la gente simpatizara con ETA y muchos se sorprendieron luego de que ETA siguiera en sus trece cuando ese objetivo se alcanzó (aunque por "causas naturales"). Muchos aspectos de la transición son discutibles, no lo voy a negar, pero el balance (y ahí discrepamos con total seguridad) es positivo. España se ha dotado de una constitución aceptable, goza de un sistema de libertades amplísimo (comparable al de cualquier democracia liberal) y un desarrollo económico espectacular.

5) El terrorismo de estado (absolutamente repudiable, condenable y horripilante) encaja en una lógica de acción/reacción que, no lo olvides, es uno de los objetivos tácticos de todo terrorismo. La existencia del terrorismo de estado es el primer éxito del terrorismo a secas, el que procura mayor legitimidad a la lucha armada. Fue un error alucinante del PSOE (que no fue el primero en ampararlo y/o promocionarlo, por cierto). Y le costó el poder por la denuncia que de él hizo... ¡la derecha! (vivir para ver). Y has de entender que igual que Otegi defiende la separación e integridad de lo que él considera "pueblo", ZP defiende la indisolubilidad e integridad de lo que él considera "pueblo". Les separa un hecho: la constitución existe y establece un régimen de libertades en el que nadie puede hablar de sometimiento de una comunidad. ¿Qué problema hay en buscar y encontrar el mayor acomodo posible? ¿Por qué convertir la cosa en cuestión cualitativa y no cuantitativa? A mí me parece más inteligente lo segundo: que sea cuestión de grado. Y sí, propagandísticamente ETA ha perdido la batalla. Pero también moralmente, éticamente. Los que han asesinado a otros por sus ideas (en los dos bandos, pero ETA ha matado un orden de magnitud más) se han hundido en una fosa moral acojonante. Es una indignidad. Supongo que son los años, pero uno valora más la vida cuando ya apila unos cuantos. Y más que la vida propia, la vida de los seres queridos. Esos asesinatos han sido (y, lamentablemente, parece que seguirán siendo) actos de barbarie incalificable. Causan un dolor indecible y nada los justifica. Sólo Hipercor justifica la disolución inmediata de ETA. Y no ha sido sólo Hipercor. Hipercor es el primer fracaso propagandístico de ETA. Y uno de los más sonados, la barbaridad que hicieron con M.A.Blanco: un pobre desgraciado al que secuestraron y "ejecutaron" a sangre fría dando a la población la sensación de que podía evitarlo si se movilizaba. La gente se movilizó. Y cuando te movilizas, te obligas a tomar postura: a favor o en contra, en blanco y negro. No sé quien dirige ETA, pero parece que su gabinete de propaganda lo lleva algún brillante egresado del cotolengo. (Por cierto, las multitudinarias manis contra la guerra de Irak funcionaron tan bien por que también daba la sensación de que saliendo podíamos parar aquella locura. Ahora ya no funcionan a la misma escala porque parece que nada se conseguirá ya. Pero ese es otro tema.)

6) Sé que Batasuna no tiene obligación legal de hacer eso. Sólo digo que sería hermosísimo que lo hiciera. Y sería hermosísimo también que lo hicieran PP y PSOE, como pides. Pero no olvides que quien mantiene la guadaña en alto ahora mismo es ETA. Por eso pongo mi ilusión "preferente" en que Batasuna se desmarque. Es una acción que tendría consecuencias políticas y abriría las puertas a la reconciliación (aunque dudo que se alcance esa reconciliación en una sola generación). No digas que los de Batasuna no defienden los asesinatos de ETA cuando son apologetas de la lucha armada. Y esa apología suele explicitarse además, al poco de cada atentado, por si cabe alguna duda. Rendir homenaje a una chica cuyo único mérito es ser tan torpe manejando explosivo como para partirse en dos (explosivo destinado a la comisión de algún atentado) es apología de la violencia, sí. Como sería apología de la violencia hacerle un homenaje a Pinochet o al hijoputa ese que tenía que torturaba en la Escuela de Mecánica de la Armada argentica. Yo usaría la violencia en casos extremos, cierto, pero insisto en que no creo que los vascos estén en esa situación extrema justificatoria. Los iraquíes sí están en una situación extrema. Pero no lo están, por ejemplo, los miles de fanáticos que se apuntan a la yihad y van a Irak a combatir o suicidarse por imponer un régimen teocrático. El problema con Irak, ahora mismo, es que se confunde la insurgencia con el terrorismo con la guerra civil con el odio étnico con la yihad... Lo de irak empezó como disparate, sigue como tragedia a 100 bandas y no sabemos cómo acabará. Comparar Irak con Euskadi, si esa es la intención, me parece absurdo. Insisto en no exigir la condena de la violencia a nadie. A mí me basta con que se rechace como forma de acción política de ahora en adelante. La condena de la violencia sería algo hermoso y el principio de una satisfacción moral que considero muy conveniente. Y no, no quiero una "ETA auténtica" que dure 20 años. Quiero que acabe esto ya. No obstante, la dinámica de los grupos fanatizados está más que estudiada y esa escisión es poco menos que inevitable. Pero una "ETA auténtica" sin apoyo social está condenada a la extinción o a una marginalización que la asimile al GRAPO.

Y vamos con la reflexión final.
Diferentes gobiernos se han sentado a negociar con ETA porque lleva armas, evidentemente, y, también evidentemente, para que las entreguen. Los estados han de garantizar la seguridad de sus ciudadanos y la amenaza terrorista no es baladí. Pero justificar el uso de las armas por sus efectos prácticos en política es peligrosísimo. Así, podríamos decir barbaridades como "¿Y no se sentó ETA a negociar el abandono de las armas gracias a las palizas que le mete la policía a sus miembros y a los asesinatos del BVE, la AAA, el GAL y el sursum corda?". Peligroso, cuando menos. Que las hostias consiguen cosas... no lo voy a poner en duda (el matonismo funciona, si no, ¿cómo es que hay matones, con la mala fama que arrastran luego?), pero se trata de si hay objetivos tan sagrados que merecen la muerte de personas. Por eso insisto en que "la lucha" abertzale es legítima si no se acompaña de violencia. Y si se acompaña de violencia, es tan despreciable que atenúa enormemente el valor de sus argumentos y hace que no tenga mucho interés en discutirlos. De momento, el camino que ha emprendido el estado, con ser criticable, guarda una distancia moral de años luz con respecto a los planteamientos de ETA: endurecimiento progresivo del régimen penitenciario de los etarras y prohibición de su formación política. No me gustan ni una cosa ni la otra, pero sigue habiendo un abismo moral (a favor del estado) que separa esas acciones del asesinato puro y duro.

(Insisto en que es agradable debatir el tema sin entrar en la descalificación personal. No nos pondremos de acuerdo, pero al menos podemos expresar las ideas con más matices que un par de esléganes y algún insulto.)

Ricardo Mella dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ricardo Mella dijo...

1) Te vuelvo a repetir que, efectivamente, la legislación internacional no define el concepto de “pueblo”, por ello debemos acudir al diccionario, cuya definición es aplicable por entero al pueblo vasco. Quizá tu comarca sea también un “pueblo”, dependerá del sentimiento que tengáis allí: ¿la mayoría de la población de La Safor se siente un “pueblo” diferenciado del español? En ese caso, la legislación internacional os otorga el derecho de autodeterminación. En el caso del pueblo vasco, la Constitución española va más allá y lo considera una “nacionalidad”, con lo que indirectamente le da el carácter de “nación”. En resumen, el pueblo vasco es tan “pueblo” como pueda serlo Quebec o el Ulster, y lo que tú pretendes es asimilar el concepto de “pueblo” al de “Estado”, y para evitar tal despropósito se inventó el concepto del derecho de autodeterminación. Y efectivamente, es legítimo defender mi postura y la tuya. Lo que ya no es tan legítimo es que la mía no esté en condiciones de igualdad con la tuya: el pueblo vasco pertenece al Estado español por imposición, y no por elección democrática. Para más inri, no se contempla en ningún momento la realización de una consulta democrática. Tu postura está impuesta por las armas, mientras que la mía es considerada incluso ilegal. Es el Estado español el primero que tomó las armas para imponer un status quo en Euskal Herria, y desde entonces las mantiene en alto con amenazas explícitas de usarlas. De hecho las usa siempre que quiere, sin que los “demócratas” le chistéis lo más mínimo.

2) Efectivamente, el derecho de autodeterminación se usó en las resoluciones 1514 y 1541 para “dar cobertura” al proceso de descolonización. Y de ahí deduces erróneamente que el derecho de autodeterminación se usa para eso y nada más. No es así. El derecho de autodeterminación, te vuelvo a repetir, se inventó mucho antes de la descolonización y se ha aplicado en otros casos que no tienen nada que ver, como el de Quebec, el del Ulster, el de Timor Oriental (en el que tampoco existía “separación geográfica”) o recientemente en Montenegro. Si la diferencia sustancial que encuentras entre estos casos y Euskadi es que el Estado español no permite la celebración de un referendum, estamos de acuerdo. En lo que respecta a la “antiquísima” anexión a España de Euskadi, el problema no es tan sencillo: las provincias vascas dispusieron siempre de fueros que las convertían en “especiales” dentro del territorio español, por lo que su anexión definitiva no es tan antigua. Efectivamente, su integración territorial en España hoy día es, como dices, “total”, pero es debido a la fuerza y a la violencia ejercida por el Estado español, no a otra cosa. Distinta es la integración cultural, que no es “total” ni por el forro. La prueba está en que hay una gran parte de Euskadi (muy probablemente una mayoría) que desea la independencia del Estado español. Por otro lado, la Constitución sólo fue votada por el 30% del electorado vasco, y en este caso la abstención fue activa (y no pasiva, como deduces tú) por cuanto fue la opción elegida y recomendada por los partidos nacionalistas. Así, la Constitución no tiene legitimidad alguna en Euskadi, y por tanto el resto de legislación emanada de la misma tampoco. ¿Y en qué te basas para afirmar que Ceuta y Melilla no son colonias, después de establecer que la “separación geográfica” es condición sine qua non de una colonia? ¿Y Canarias?

3) ¿Que el pasamontañas tiene qué connotación? Yo he visto en mi vida un montón de policías y militares con pasamontañas… ¿les sueles llamar “proetarras”? Por otro lado, te diré que no es un pasamontañas lo que llevo en la foto, aunque pueda parecerlo.

4) Me alegro de que, después de negar la condición de antifranquistas de la izquierda abertzale, la reconozcas. Y por supuesto que era algo más: era una lucha por la autodeterminación del pueblo vasco, lo mismo que pedían el PSOE o el PCE (antes de pactar con el franquismo, claro). El franquismo acabó por “causas naturales” debido a la pasividad a veces cómplice de grandes sectores de la sociedad española: el PSOE, por ejemplo, estuvo 40 años de vacaciones mientras las bases del PCE y los partidos a la izquierda de éste (como la izquierda abertzale) se la jugaban diariamente. Lo que ya no fue tanta “causa natural” fue la voladura por los aires de Carrero Blanco, realizada por ETA mediante la violencia para acelerar el fin del franquismo. Pero estamos de acuerdo: ETA siguió en sus trece reclamando lo que el franqusimo le negaba al pueblo vasco y le siguieron negando los “demócratas” hasta el día de hoy. En cuanto al balance de la transición, si lo comparamos con el franquismo sin duda es bueno. Pero si lo comparamos con lo que se reclamaba desde la oposición democrática, es nefasto. ¿Acaso Alemania o Italia tienen como jefe de Estado a los sucesores de Hitler o Mussolini? ¿Acaso siguen “disfrutando” de leyes y tribunales de excepción? ¿Se dejó en sus puestos a los torturadores de la Gestapo? Dices que España disfruta de un “desarrollo económico espectacular”, lo cual se contradice con la multitud de estudios realizados que ponen de manifiesto que estamos a la cola de Europa en educación, sanidad, servicios públicos…. Y es sólo un ejemplo.

5) Lo que me faltaba por oír: el terrorismo de Estado resulta que es un éxito de ETA. Aparte de un disparate, es una idea fácilmente desmontable, por cuanto el terrorismo del Estado español comenzó mucho antes del nacimiento de ETA. Tú crees que el terrorismo de Estado es una consecuencia de la violencia de ETA, pero sucedió precisamente al revés. Dices que he de entender que “igual que Otegi defiende la separación e integridad de lo que él considera “pueblo”, ZP defiende la indisolubilidad e integridad de lo que él considera pueblo”: perfecto, pero que lo hagan en igualdad de condiciones, ¿no? ¿Por qué la postura de ZP (no establecida de manera democrática) ha de ser la que se imponga? ¿Por qué la postura de Otegi no tiene cabida? Dices que les separa la Constitución, y es cierto: en ésta se establece que la única postura admitible es la de ZP, y de hecho se garantiza por medio de las armas. El “acomodo”, como ves, no lo impide la izquierda abertzale, sino la propia Constitución, que establece una forzosa indisolubilidad de la nación española, garantizada con las armas. La medición moral o ética de la lucha armada de ETA es algo propio de cada uno, ahí no me meto. Pero te equivocas en una cosa: es el Estado el que ha asesinado en un orden de magnitud más. Incluso obviando el asesinato masivo que el bando franquista hizo durante la guerra civil (Guernica, por ejemplo), habría que tener en cuenta la inmensa represión de la posguerra, que se prolongó de manera legal (pena de muerte) o ilegal (“guerra sucia”) hasta nuestros días. El balance es de miles de personas asesinadas: ETA ha asesinado a 800 y pico. Dejando aparte la indignación que te produce ETA…. ¿no te indigna pensar que el Estado prefiera que ETA asesine a todas esas personas antes que dejar que la sociedad vasca decida libremente?

6) A ti te parecería “hermoso” que Batasuna condenase la violencia de ETA (a este respecto, ya dijo Otegi que algún día la izquierda abertzale tendría que pedir perdón por muchas cosas). Fíjate que a mí me parecería más hermoso aún que el Estado, antes que exigir cosas absurdas a partidos democráticos, empezase a cumplir sus propias leyes, poniendo fin a la dispersión, a la tortura o respetando la libre decisión del pueblo vasco. Eso sí sería hermoso porque sería útil para aliviar mucho sufrimiento; de hecho implicaría el fin del conflicto vasco. Por otro lado, la “no condena” de un atentado no puede jamás ser considerado una “defensa” o una “apología” del mismo. Y si te refieres a Olaia Castresana, su mérito no fue morir al manipular un explosivo: se trataba de una chica que quiso hacer un sacrificio y dedicar su vida a luchar por los derechos que le son negados a Euskal Herria, hasta el punto de morir de esa fatal manera, y esa lucha decidió hacerla de una manera que, dentro de la izquierda abertzale, habrá quien la considere errónea y habrá quien no. Este es el motivo de que se le hagan homenajes, y estarás de acuerdo con él o no, pero no se puede decir en asboluto que sea una apología de la lucha armada. Y si quieres que hablemos de homenajes, podemos recordar también esa medalla que decidió conceder el señor Aznar a un conocido torturador como Melitón Manzanas. Por otro lado, y si te basta con que se rechace la violencia como instrumento de acción política, es justamente lo que se explicita en los estatutos de ASB, y por cierto es incluso más de lo que exige la Ley de Partidos: nuevamente el Gobierno incumple sus propias leyes al negarse a legalizar a ASB. Y yo no he comparado Iraq con Euskadi, simplemente he puesto a Iraq como ejemplo de cuándo puede estar justificada la lucha armada.

En esa “última reflexión”, estoy más o menos de acuerdo contigo, excepto en un par de puntos: yo no creo que exista un “abismo moral” entre el Estado y ETA, ni mucho menos. Ambos han asesinado, secuestrado, chantajeado…. El Estado además ha ilegalizado, condenado y torturado. Tanto el Estado y ETA, por supuesto, consideran que no tienen más remedio que hacer todo eso por razones morales, éticas o porque no tienen más remedio. ¿Por qué para ti ETA pierde toda legitimidad si usa la violencia, y no así el Estado? Tampoco estoy de acuerdo contigo en que sea buena la ilegalización de Batasuna: primero porque me parece inmoral y antidemocrático, y creo que quien lo defienda no entiende en qué consiste la democracia. Pero es que además me parece contraproducente. Tú mismo dijiste que la derecha se aprovecha de la violencia etarra, hasta el punto de quién sabe si realmente le interesa el fin de la misma, por el contrario, hace todo lo que puede por fomentarla y evitar su fin. La Ley de Partidos no hace más que darnos la razón a todos aquellos que afirmamos que no vivimos en una auténtica democracia, y por tanto otorga legitimidad a los planteamientos de ETA. Si la izquierda apoya esa ley, le está haciendo el juego a la derecha fascista. En cuanto al “endurecimiento” del régimen penitenciario, supongo que te refieres a la dispersión. Se trata de una medida que, aparte de ilegal, es sumamente inmoral, por cuanto supone un castigo añadido no al preso, sino a sus familias. Si has leído “La Pelota Vasca”, te remito a los testimonios de los familiares de presos.

(A mí también me parece agradable discutir sin insultar; lo que lamento es que no nos encontremos en un foro donde podamos citar frases y argumentos para intentar rebatirlos, y viceversa. Una lástima que un debate de este alcance se haya producido en mi blog, y no en el foro de “conflicto vasco”, por ejemplo, donde ambos lo tendríamos más fácil para debatir. Lamento también la extensión de las respuestas, pero es inevitable si quiero exponer debidamente mis argumentos.)

Anónimo dijo...

1) Si no hay definición jurídica, no la hay. "Pueblo" tiene un registro semántico muy amplio y la definición del diccionario cubre una parte de él, pero su aplicación a un caso pasa a ser cuestión opinable. Puse el ejemplo de mi comarca por caricaturizar el concepto de pueblo y así veas a lo que me refiero. Y podía haber ido más abajo en la concepción local de "pueblo": una ciudad, un pueblo (que se ajusta muy bien al a definición de diccionario de "pueblo" ;), un barrio... Y en ninguno de esos casos la legislación internacional nos reconoce el derecho ése. A ver si entiendes bien lo que quiero decir cuando pongo como diferencia entre el gobierno británico y el español el que uno actúe de un modo y otro de uno distinto. Si tengo un hijo adolescente que quiere poner un candado en la puerta de su habitación, el alegará que tiene "derecho" a ello y argumentará en función de ese "derecho". Como padre, puede que acceda o no a que se ponga el candado, pero si lo hago, no será en virtud de ese "derecho" inexistente: será porque lo juzgo conveniente, o porque no quiero bronca, o por lo que sea. Si Canadá admite un referéndum de posible secesión e Inglaterra otorga cierta autonomía al Ulster, lo hace por la razón que sea, pero no por reconocer ese "derecho" que no les corresponde (que ya saben bien lo que implicaría ese reconocimiento, así que no te quepa duda que no lo hacen reconociéndolo). ¡Ah! Y el estado tiene derecho reconocido (democráticamente) a hacer valer las armas para que se observe la constitución. Lo puedes reconocer o no, pero tiene ese "derecho".

2) Ya he tratado de demostrarte que las resoluciones de la ONU sobre "derecho del ibre determinación" se refieren explícitamente al proceso de descolonización. Si hay antecendentes o no en el concepto de "libre determinación", es cosa poco relevante: el derecho reconocido es el que es. Y sobre su aplicación a otros "pueblos", lo dicho antes: ha dependido de una voluntad previa del estado correspondiente, no de la imposición por una institución internacional. No sólo las provincias vascas han gozado de fueros. La anexión a la corona de Castilla y Aragón se hizo en muchos casos respetando instituciones y fueros locales. Valencia y Cataluña perdieron sus fueros con Felipe V. ¿No sería cosa de cuestionarse si quienes los mantuvieron no serán, precisamente, los más leales a la corona española, o los más hábiles diplomáticamente? Sabes que hasta Franco reconoció la vigencia de algún fuero porque su carácter de "provincia leal". Pues eso, que tener fuero no siempre se ha de interpretar en clave de "viva la diferencia". Al referéndum contitucional fue a votar el 44.7% de la población vasca (eso si descuento Navarra, que si la uno como quiere alguno, fue a votar más del 50%). La abstención media en España rondó el 30%. Eso deja margen para una abstención netamente nacionalista próxima al 25%, inferior, como ves, a ese 30%. Los números son los números. (Y si vamos al detalle, ¿qué hacemos con Álava? ¿La sacamos del paquete?) Y sobre si Melilla, Ceuta o Canarias son colonias, el debate es largo y creo que no hace progresar el debate, pues sus rasgos carcetrísticos no son equiparables a los de Euskadi en España.

3) Lo del pasamontañas (o lo que sea) sí que estanca el debate, así que no entraré ya en ese asunto.

4) Lo que quería decir es que la izquierda se identificó con ETA al confundir la prioridad de sus intereses y centrarse en lo que tenían en común con ellos: derrocar el régimen. Cuando la democracia se instauró, hubo cierta confusión con el raca-raca de ETA. Pero el mazazo a la conciencia de la gente fue Hipercor. Y la guinda, lo de Blanco. Ya te digo que lo de Blanco es crítico: dio 48 horas a la gente para que tomara partido a todo o nada. Mucha gente neutra o relativamente indiferente tomó partido por la única solución ética aceptable. Y lo hizo visceralmente. A eso súmale la frustración de ver realizada la amenaza con un asesinato terrorífico a sangre fría. Ese es el instante en el que ETA pierde definitivamente la batalla y entra en fase agónica propagandística. Y el periodo de unos diez o doce años en los que decidió que los *políticos* eran objetivo militar es también determinante: pone a las claras un precepto básico que es "o piensas como yo o te mato". El rey, es cierto, presenta claroscuros. Pero el balance final es positivo hasta el punto de que nadie cuestionará seriamente la monarquía hasta que llegue la hora de la sucesión. Y España no está a la cola en educación, sanidad y servicios públicos. En sanidad España es referencia en muchos campos para otros países. Y tiene mérito si piensas que se ha construido todo el edificio en apenas 30 años.

5) El terrorismo tiene como aspectos básicos de su lógica la acción/reacción y la propaganda. El terrorismo de estado es un logro porque hace que el otro entre en tu misma dialéctica, lo pone a tu nivel y lo deslegitima en tanto que estado de derecho. Y ZP y Otegi no están al mismo nivel ni sería justo que lo estuvieran: ZP representa un statu quo que emana de decisiones democráticas y Otegi no. Y para mí "el estado" del que hablo es el que arranca y se define con al constitución. No me voy a remontar a los Reyes Católicos para hacer la lista de agravios. Y la frase "¿no te indigna pensar que el Estado prefiera que ETA asesine a todas esas personas antes que dejar que la sociedad vasca decida libremente?" es terrible: pone la carga de la culpa en el otro, no en el que asesina. Si tomo como rehén a un familiar tuyo y te amenazo con pegarle un navajazo a menos que me des tu dinero, ¿qué dirías si te niegas o si te enfrentas al violento? ¿Qué prefieres que le den un navajazo antes que soltar el dinero?

6) Ya te digo que me gustaría que el PP renunciara a la violencia y que el PSOE pidiera formalmente perdón por los GAL. Pero lo que tendría un efecto positivo y necesario sobre la situación política es que Batasuna haga eso ahora. Es cuestión de prioridad, no de principio. Y la ley de partidos no dice lo que tú quieres que diga: dice lo que dice. ASB no cumple la ley de partidos por cumplir uno de sus preceptos: ha de cumplirlos todos. Yo no sé si los cumple o no, pero parece que el de "no continuidad" con Batasuna se lo salta a la torera.



Y sobre la última reflexión: Eta pierde legitimidad si usa la violencia y no así el estado porque ETA no es el estado, que tiene entre sus prerrogativas concedidas democráticamente el ejercicio monopolístico de la violencia. Cuando se exceda en su uso estará deslegitimado, naturalmente. Pero tiene derecho a cierto uso. Y ahora, una cuestión "de grado": calificar de "violencia" lo de ETA es una descripción amable. Asesinar a sangre fría y extorsionar a gente inocente con amenazas creíbles de muerte son actos realmente incalificables. Y no estoy de acuerdo con la dispersión, no. No tengo una adhesión inquebrantable a ZP. Acierta y se equivoca. Pero en general acierta más que se equivoca y no se equivoca en nada que lo ponga al deleznable nivel de los etarras. (Y hablo sólo por ZP, que gobiernos anteriores si tienem cagadas moralmente inaceptables en su expediente.)

Ricardo Mella dijo...

1) No, no hay definición jurídica para la palabra “pueblo”. Ahora bien: si tú pretendes que la población vasca (con una cultura y un idioma propios, una identidad propia muy fuerte y una historia común) no es un “pueblo”, en el sentido jurídico del término, muy bien. Pero va a ser difícil que convenzas de ello a nadie, y mucho menos a los vascos. La Constitución, de hecho, denomina "nacionalidad" al pueblo vasco, sin duda un escalón superior a “pueblo”. Te repito que lo que tú haces es identificar “pueblo” con “Estado”, y el derecho de autodeterminación nació precisamente para evitar esa confusión. En cuanto a la parábola del hijo y el candado, el ejemplo que pones no es comparable. Sí lo sería, en cambio, si el derecho de poner un candado en la puerta de la habitación estuviese reconocido por la ley. Por tanto, el padre incumpliría la ley al negárselo. Pero no deja de ser curioso ese reconocimiento explícito de que no te interesan en absoluto los argumentos que pueda proporcionar ese hijo tuyo para defender su derecho: sólo accederás a sus deseos por evitar una “bronca”, lo cual constituye una asombrosa apología de la violencia (“terrorismo”, dirían algunos). Pero estamos de acuerdo en que los Estados normalmente han reconocido el derecho de autodeterminación de sus colonias y pueblos subyugados para evitarse “broncas”, y el caso del Reino Unido y el IRA es sólo un ejemplo. Ahora bien, te equivocas al decir que el Reino Unido y Canadá no han reconocido nunca el derecho de autodeterminación del Ulster y Quebec, respectivamente. Cuando Canadá permite un referendum de secesión en Quebec, está reconociendo implícitamente que Quebec tiene derecho a decidir por sí mismo sus relaciones internas y exteriores. Del mismo modo, John Major reconoció en la Declaración de Downing Street (recogida luego en los Acuerdos de Viernes Santo) que el futuro de Irlanda del Norte sería determinado por el deseo democrático de su población. En ambos casos no se puso ningún límite previo, y en eso consiste precisamente el derecho de autodeterminación. En cuanto a tu afirmación de que el Estado tiene “el derecho reconocido democráticamente” a hacer valer las armas para que se observe la Constitución, discrepo de ese punto. En realidad, fue una imposición del ejército español sobre los constitucionalistas de 1978. En la redacción final de la Constitución el ejército obtuvo casi las mismas prerrogativas que en el franquismo: defensor de la unidad de España y del marco legal supremo del Estado. A partir de ahí, Otegi no tiene las mismas oportunidades políticas que por ejemplo Zapatero o Rajoy, lo cual supone un déficit democrático importante.

2) Llamas “antecedente” al origen mismo del derecho de autodeterminación. Los 14 puntos de Wilson no son un “antecedente” del derecho de autodeterminación, sino ese derecho mismo recogido explícitamente. Y ese derecho, que te empeñas en identificar únicamente con la ONU, se puede usar para un proceso de descolonización (entendiendo la palabra “colonia” como tú la entiendes: “población sujeta administrativamente a una metrópoli remota”, definición que gustará a ceutíes, melillenses y canarios) o bien para reconocer los derechos de cualquier pueblo a definir sus relaciones internas y externas. Para mí, ambas aplicaciones son una y la misma, por cuanto si un pueblo concreto demanda el derecho de autodeterminación demuestra ser una colonia de la metrópoli en cuestión, criterios geográficos aparte. Y te he puesto algunos ejemplos evidentes de ese tipo de “colonias” a las que se les ha reconocido, incluso internacionalmente (con el aval incluso de la ONU), el derecho de autodeterminación: Quebec, el Ulster, Montenegro, Timor Oriental…. Efectivamente, el resto de pueblos que forman España perdieron sus fueros mucho antes que vascos y navarros, y sin embargo el Estado español no tiene un problema con valencianos y aragoneses, por ejemplo: señal de que la integración en España de valencianos y aragoneses ha sido exitosa. No así, claro, con respecto a Euskal Herria. ¿Te parece poco esa diferencia entre el 30% de abstención en la totalidad del Estado y ese 55% en las provincias vascas? Y a eso hay que sumarle ese 24% de votos negativos dentro de los votos válidos emitidos, porcentaje que sumado a la abstención invalida indudablemente la legitimidad vasca de la Constitución.

4) Es cierto que el Estado supo aprovechar propagandísticamente salvajadas de ETA como el atentado de Hipercor o el asesinato de MAB. La campaña propagandística desplegada con motivo de este último fue algo inédito en España. En cuanto a los “claroscuros” del rey, es tanto como decir que un hipotético sucesor de Hitler presenta “claroscuros”: no se trata de cómo haya transcurrido su reinado, o cómo sea personalmente, sino de que estamos hablando del sucesor de un dictador fascista, elegido como tal únicamente por éste. Y se trata de algo inconcebible en países como Alemania o Italia. En Italia, por ejemplo, se hizo un referendum monarquía-república tras la segunda guerra mundial, y todo ello simplemente porque el rey Victor Manuel III había colaborado con el régimen de Mussolini, y no porque fuese su sucesor directo. En cuanto a los “logros” económicos de España, sería excesivamente prolijo detallar los mismos y desviaría innecesariamente el debate. Y no, no creo que ese edificio se haya construido en 30 años, sino en 70.

5) Te vuelvo a repetir que en este caso fue primero el huevo que la gallina, por mucho que te empeñes en que fue al revés: fue primero el terrorismo del Estado español que la violencia de ETA, y desde el principio aquél no se interrumpió, y de hecho continúa en nuestros días. Desde el punto de vista democrático, Otegi y ZP desde luego que están al mismo nivel: ambos han sido elegidos para sus respectivos puestos de manera democrática. Situación diferente es la de Rajoy, que fue designado de manera unilateral por el señor Aznar. El Estado del que hablo yo es el español, surgido a raíz de la victoria franquista en la guerra civil. El actual no es otro que una reforma del mismo, sin ruptura alguna, circunstancia que quedó perfectamente definida mediante la famosa expresión de Torcuato Fernández Miranda: “de la ley a la ley a través de la ley”. Y por favor, no pongas en mi boca cosas que no he dicho: el responsable de las acciones de ETA es ETA, sin ninguna duda. Pero el responsable de que el Estado, violando leyes nacionales e internacionales, no reconozca el derecho de autodeterminación del pueblo vasco ni aunque dicha negación garantice la existencia de ETA y, por tanto, de sus cientos de víctimas, es únicamente del Estado mismo.

6) Nuevamente echas balones fuera: no he dicho en absoluto que el PP o el PSOE deban renunciar a la violencia; lo que tienen que hacer es dejar de usarla. Y también deben empezar a respetar la legalidad nacional e internacional. Y también dejar de ejercer el terrorismo de Estado. Eso sí que tendía un efecto MUY positivo y absolutamente necesario para el fin del conflicto vasco. En cuanto a la Ley de Partidos, es cierto que se exige en la misma la “no continuidad” con Batasuna. Pero si nos ceñimos a esa exigencia, resulta que Batasuna (o el partido que represente coyunturalmente a la izquierda abertzale) no podría ser legal jamás. De ahí que Batasuna haya cedido en sus posiciones al presentar esos nuevos estatutos, esperando que el Gobierno hiciese lo propio y cediese en esa exigencia concreta. Otegi lo dejó bien claro: es normal que haya continuidad con Batasuna y con la izquierda abertzale, puesto que es ésta la que se encuentra en una situación de ilegalidad. Creo que Zapatero, por hacerle el juego a la derecha, está desperdiciando multitud de oportunidades que se le están poniendo encima de la mesa de manera gratuita. Allá él si cree que le va a votar la derecha.

El Estado español no es que use la violencia: es que se impuso mediante la violencia, y la usó (y la usa) todo lo que pudo para mantenerse. Y no estoy hablando de una violencia legítima y adecuada, al menos en lo que se refiere a los estándares internacionales. No, estoy hablando de un golpe de Estado, una guerra civil y una salvaje represión por medio del terrorismo que continúa hasta hoy. Y despreciar, menospreciar o ignorar tales circunstancias, es casi tanto como convertirse en más o menos cómplice de las mismas, casi tanto como aquellos (muchos, por desgracia) que las aplauden o vitorean siempre que tienen la ocasión.

Anónimo dijo...

1) Yo no digo que el "pueblo vasco" no sea un pueblo. Digo que "pueblo" no tiene un significado preciso y único. Es más, te diré que "pueblo" es un concepto fractal: hay pueblos dentro de pueblos, dentro de pueblos... El vasco será un pueblo, y está inscrito en un pueblo más amplio, el español, y dentro del pueblo vasco hay otros pueblos, cada uno con sus rasgos y minorías/mayorías distintas (mira cómo Álava no es Guipuzcoa en tantas y tantas cosas: ¿es un pueblo distinto?). Y Navarra también es un pueblo diferente del pueblo vasco, si a eso vamos. Se trata de una discusión bizantina y que al final gira sobre un prejuicio: lo que cada uno entiende por pueblo. Yo no identifico pueblo con estado, aunque desde el siglo XVIII hay una tendencia clara a equiparar ambas cosas que parece, por fin, superada. De hecho, eres tu el que identifica ambos conceptos y, en consecuencia, dice que si hay un pueblo vasco, ha de haber un estado vasco. Y las parábolas no prentenden ser descripciones fieles a todos los aspectos de una situación, sino historias que capturan lo esencial de un punto de vista. El que pretendía trasladar es que incluso aquellos que consienten/aceptan un referéndum de posible secesión pueden hacerlo sin reconocer el derecho a la libre determinación. Si lo reconocieran, se atarían de pies y manos para un futuro y bastaría con que cualquier minoría (y no una mayoría social incontestable) reclamase su ejercicio una y otra vez para tener que montar un referéndum una y otra vez, con lo que eso tiene de paralización de la acción política del día a día. Ningún político sensato hace tales cosas. No es que no me interesen los argumentos de mi hipotético hijo: te digo que puedo aceptar su petición por mil razones, pero no por esa que esgrime, pues se basa en exigirme el reconocimiento de algo que considero inexistente. Y sí, la bronca la puse por analogía con el terrorismo, pero no en términos apologéticos, claro está. Naturalmente que la violencia, en determinados contextos, consigue cosas. De lo contrario, la decisión de empezar a asesinar y extorsionar sería irracional en un plano absoluto. Otra cosa es que ETA tenga alguna opción en el contexto actual, perdida toda batalla propagandística y con una soledad infinita en el plano político internacional. Yo creo que no tiene ninguna opción de conseguir nada y que ellos debieran tenerlo bien claro para tomar la decisión final: desaparecer. Lo que me dices que tienen Quebec o el Ulster es un pacto negociado de cesión de soberanía en ciertas cuestiones. Eso también lo tiene el País Vasco... en ciertas cuestiones. Es más, en muchas de ellas lo tiene en un grado con el que ni sueñan en el Ulster. Y la defensa armada de la integridad del territorio español sería una imposición de quien quieras a quienes quieras, pero el texto que otorga el derecho se votó en referéndum y es de ese referéndum del que emana su legitimidad. Sigo sin ver déficit democrático. También lo habría, de sumarme a tu opinión, en que España 2000 no pueda someter a referéndum la expulsión de los inmigrantes del territorio español.

2) Qué obsesión con desligar el derecho de auto-determinación con la descolonización. Ahí tiene su famoso quinto punto de Wilson: "A free, open-minded, and absolutely impartial adjustment of all colonial claims, based upon a strict observance of the principle that in determining all such questions of sovereignty the interests of the populations concerned must have equal weight with the equitable claims of the government whose title is to be determined." Busca la palabra "colonial". El resto de puntos, cuando hablan de nacionalidades y pueblos, lo hace con el nombre y apellidos de cada uno de los lugares afectados. Wilson trataba de solucionar un problema concreto, no fijar leyes de derecho internacional permanentes... y lo poco que dice que puede hacese permanente resulta que se refiere a las colonias. Lo de “población sujeta administrativamente a una metrópoli remota” no es la definición de colonia: es uno de los aspectos que deben observarse para considerar que algo es colonia. Te digo otro que Ceutíes, Canarios y Melillenses no sufren: que haya segregación, que la población esté separada (étnicamente) en nativos y ciudadanos de la metrópoli, siendo los primeros "ciudadanos de segunda", es decir, que no se les reconocer los mismos derechos que a los otros. No tomes la parte por el todo. Y dices que la integración de valencianos y aragoneses fue exitosa cuando la de vascos y navarros no. Si es un efecto de suprimir fueros, bievenido sea. Y quizá suprimir los de otras regiones allanaría el camino a una unión universal que, si no recuerdo mal, forma parte del ideario de la izquierda (aunque no propongo que se haga, ya que los fueros se reconocen en la constitución o en textos que han sido votados y cuya legimitidad emana de la constitución). Y tu interpretación del resultado de la votación constitucional no me vale: todo el mundo pudo votar. El que no fue a hacerlo, no cuenta. El que no está, ha perdido. Yo sólo pretendía hacerte ver que es un mito el que allí no se aprobara la consti. Se aprobó. Y para muestra de que la cosa no fue mal, mírate con que nivel de aprobación se aceptó el estatuto de Gernika, que se enmarca legalmente en el statu quo legal que fija la consti.

4) ¿Que el estado aprovechó qué? O sea, llegan unos tipos, organizan una carnicería en la que mueren civiles ajenos a cualquier problema de los carniceros, entre ellos niños inocentes en toda la extensión del término, y es el estado el que se aprovecha de no-sé-qué. Inviertes completamente la carga de la culpa. Qué abyección. No defiendes unas ideas, tienes fe en algo. No quiero que lo tomes como un insulto (de verdad que no está en mi intención), pero con estas línea de "argumentación" no haces política, sino teología: quieres creer en algo, esa creencia te provoca una disonancia cognitiva con lo que ocurre realmente y la solución es creer aún más. Un poco como los mormones cada vez que Jesucristo no se aparece en la fecha anunciada. la solución siempre es tener más fe. ¿Política o religión? Coño, que el rey de la narices no es santo de mi devoción y acabas haciendo que lo defienda (¡vivir para ver!). Es verdad que Franco creyó que dotaría de continuidad al régimen con el rey, pero en la extrema derecha se tiene al rey por traidor (al igual que a Suárez, que juró los principios del movimiento y quebró el juramente). Si es traidor a la extrema derecha, será por algo: porque, en una maniobra bien jodida (y cuya razón teleológica bien podría ser mantener la dinastía, aunque no me importa mucho), consigue instaurar una democracia. Pero en tu imaginario se trata sólo de eso, una especie de sucesor de nuestro Hitler local. Y el edificio, Ricardo, sí se hizo en 30 años. Cuando era un niño, no había seguridad social: había mutuas. Yo recuerdo la construcción del primer hospital público de mi ciudad. Tú vives en una capital en la que Franco invirtió mucha pasta (al igual que invirtió mucha pasta en el País Vasco). Yo vivo en "zona roja". Aquí el puteo era máximo. Y duró mucho. La generación de mis padres flipa con el progreso que ha traído la democracia. España no es Madrid. Cuando en el telediario oigas que llueve, no te creas que llueve en toda España: sólo lo hace en Madrid.

5) ¿Otegi ha sido elegido democráticamente qué? Otegi lo más que ha sido es parlamentario. Lo puedes comparar a Martínez Pujalte, pero no a Zapatero. El estado del que hablas es el estado franquista. Del que yo te hablo es del constitucional. Son dos, y son diferentes. Pero da igual, tú has decidido que no hay diferencia entre uno y otro, que son lo mismo. Así es difícil alcanzar algún consenso. Torcuato Fdez-Miranda dijo aquello, sí, pero esa frase no dice que todo siga igual, a lo Lampedusa, lo que dice es que cambió el marco legal sin necesidad de violencia (aunque alguna hubo). Supongo que hubieras preferido una revuelta con derramamiento de sangre, pero el cambio se hizo con reformas. Y la constitución supone un cambio radical del marco de referencia legal. Siento que no lo veas así. Ha de ser duro creer que uno sigue viviendo en una dictadura. Ganas de flagelarse, vamos.

6) Pero ¿cómo puedes decir que PP y PSOE han de dejar de usar la violencia cuando no exiges a ETA lo propio y con mayor contundencia? La violencia, hoy, la ejerce el estado en la medida en que tiene atribuciones para hacerlo (y probablemente, con algún exceso que otro, que no soy gilipollas y puedo imaginar lo que pasa cuando detienen a alguien de ETA), pero ETA comete actos de violencia calculada absolutamente salvajes. Cargarse a gente como Ernest Lluch, ir a por Savater (con el que discrepo profundamente en muchos de sus planteamientos recientes), meterle un tiro en la cabeza a Recalde, asesinar a Pagaza, a Buesa, a niños, a los dos desgraciados ecuatorianos que vinieron a trabajar en paz... ¡Joder! ¿Cómo puedes equiparar una cosa y otra? De verdad que no me cabe en la cabeza. Aralar también representa a la izquierda abertzale y nadie le prohíbe nada. Ahora resultará que los de Aralar son no sé qué y no te vale, pero hasta donde sabemos, son independentistas abertzales y de izquierdas con pleno derecho a concurrir a elecciones.

Y dale con que el estado espalol se impuso violentamente. Eso sólo ocurrió en tu imaginación: la gente votó la constitución. La frase "salvaje represión que continúa hasta hoy" es tremenda. Y ya tardabas en decir que nosotros, los neutros, los indiferentes, los que no tomamos partido trece veces por minuto somos cómplices de la barbarie. Pues ya que pasas a esta nueva fase, ahí va lo que pienso de "los que tomáis partido" y lo hacéis a lo bestia: tu atención al conflicto vasco (máxime siendo madrileño, que es un poco como ser negro y del ku-klux-klan) viene, en realidad, de que la izquierda abertzale sigue manteniendo un discurso próximo al marxismo-leninismo. No sólo quieren independencia, además quieren "socialismo" (en sentido marxista). Crees que ETA encarna una de la pocas posibilidad de que en Europa se instaure un paraíso como el cubano (que es un paraíso para mucha gente, pero para NINGUNO de los cubanos que conozco en el trabajo (y que no son ni uno ni dos)). Y ETA representa, además, la posibilidad de hacerlo del único modo posible: violentamente, dando una lección a "los poderosos". Una vez te tragas esa píldora, has de justificar los actos de ETA que, aunque incomprensibles, adivinas como escalones necesarios para subir a ese paraíso imaginado. ¿Me he pasado? Es que lo de llamarme cómplice me ha molestado un poquito.

De verdad que actúas como un cliché. Si aparecieras en un foro, pensaría que eres un troll. Afortunadamente, la izquierda que representa tu cliché se extingue irremediablemente. La caída de la Unión Soviética removió muchas conciencias porque puso sobre la mesa hechos incontestables donde sólo había debate voluntarista de ideas. Que muchos no os hayáis enterado y sigáis viendo el mundo en clave de eso, ideas sin contraste con la realidad, es un poco desalentador. Pero cada vez menos desalentador, ya que cada vez hay menos de eso. Y ya me has dicho que ten defines como anarquista, pero eso es sólo fruto de la confusión en que nos ha tocado vivir.

En lugar de mirarte en los países que han seguido modelos de desarrollo capaces de llevar bienestar a la ciudadanía, países con seguridad social, pensiones dignas, protección contra el desempleo, educación gratuita de calidad, etc., te miras en los que, a base de mucha utopía y buenas intenciones construyen infiernos en la tierra, lugares en los que el totalitarismo hace insoportable vivir (y eso, amigo, es lo más lejos que se puede estar del anarquismo).

(Ha sido agradable comentar estas cosas. La entrada de la que cuelga el debate empieza a quedar atrás en el blog y, por otra, parte, me temo que empezamos a repetirnos demasiado. Ya intervendré en algún otro hilo de los que inicies con una entrada en el blog. Saludos.)

Ricardo Mella dijo...

1) Efectivamente el concepto de “pueblo” aún está por definir del todo, pero tengo claro que hoy por hoy se puede aplicar al pueblo vasco, y la mayoría de vascos opina como yo. ¿Pueblos dentro de pueblos? Sin duda, pero el caso de Álava no vale, dado que los alaveses no se sienten una comunidad diferenciada de la vasca, a diferencia de la comunidad vasca con respecto al resto de España. Un caso como el que propones sería el del pueblo gallego, que hoy por hoy se considera a sí mismo parte del pueblo español. Sin duda Navarra y Alava tienen sus propias idiosincrasias dentro del pueblo vasco, pero no tanto como para denominarles “pueblos” en el sentido político que estamos tratando. Te equivocas bastante en un aspecto: en absoluto considero que deba existir un Estado vasco. Lo que sí creo es que si la población vasca exige un Estado propio, lo tenga, que no es lo mismo. Toda esta discusión puede parecer que gira en torno al nacionalismo, pero en realidad estamos hablando de democracia. Suponiendo que la mayoría del pueblo vasco no quiera pertenecer a España…. ¿serías partidario de obligarles a ser españoles? Si tu respuesta es “no”, no es porque seas nacionalista vasco, sino porque eres demócrata. Por otro lado, persistes una y otra vez en un error: un referendum de secesión es una manera de reconocer el derecho de autodeterminación, y ello siempre se hace en base a la exigencia de una mayoría clara de dicha población (piensa que en todas las poblaciones del mundo siempre existirá, por simple probabilidad, una minoría que exigirá dicho derecho; pero la cosa cambia cuando se produce una exigencia por parte de la mayoría de la población, como en el caso vasco). Evidentemente, si tú no tienes en consideración los argumentos de tu hijo, éste puede optar por otras vías, incluyendo la violenta, que fíjate si se consiguen cosas que es por desgracia el método mediante el cual han conseguido la independencia la inmensa mayoría de pueblos del mundo. Pero es triste que se tenga que llegar a eso. Te equivocas también con respecto al Ulster y Quebec: ambos pueblos tienen el compromiso por parte de sus respectivos Estados de respetar lo que ambos decidan, sin ningún tipo de límite previo. O sea, precisamente lo que le falta al pueblo vasco, y lo que éste reclama desde hace muchos años ya.

2) Yo no intento desligar nada: por supuesto que el proceso de descolonización se llevó a cabo mediante el ejercicio del derecho de autodeterminación. Pero éste se ha aplicado en otro tipo de situaciones (Quebec, Montenegro, Timor Oriental…) a las que es difícil adjudicar el apelativo de “colonialistas”. Al menos en el sentido tradicional del término, ya que en cierto modo todo pueblo o comunidad que reclame la independencia de un Estado podría ser considerado como una “colonia”. En cuanto a tu concepto de “colonia”, choca con realidades como la de Gibraltar, considerada internacionalmente como una “colonia” y cuyos habitantes, sin embargo, no sufren ningún tipo de segregación (recordemos, a tal respecto, que hoy por hoy el pueblo vasco está sujeto a leyes y tribunales de excepción: no es lo mismo quemar un cajero en Bilbao que en Valencia, por ejemplo). La relación entre la eliminación de los fueros y la integración más o menos exitosa en el Estado español es precisamente al contrario: los fueros vascos se eliminaron mucho más tarde porque los vascos no tenían el mismo sentimiento de españolidad que el resto, por lo que eliminar esos fueros no era tan sencillo como en otras regiones (ahí estan las guerras carlistas como prueba). Te vuelvo a repetir que la abstención no fue una abstención pasiva, sino activa, por cuanto fue la postura adoptada por los partidos nacionalistas. De ahí que fuese casi el doble de la de España. Quizá en el resto del territorio del Estado fuese una abstención pasiva y, por tanto, despreciable a efectos políticos. Pero en Vascongadas no. Y si a ello le sumamos los votos negativos, es evidente que los votos afirmativos a la Constitución constituyeron (a diferencia del resto del Estado) una minoría en Euskadi. Así que desde el más puro sentido democrático, la Constitución no tiene legitimidad en las provincias vascas. Ahora bien, esa pirueta argumental según la cual la aprobación del Estatuto de Gernika implica la aprobación automática de la Constitución, es tanto como afirmar que cada vez que un vasco participa en unas elecciones en Euskadi, resulta que está a favor de la Constitución, aunque jure y perjure que la odia.

4) Y dale con hacerme decir cosas que no he dicho: la responsabilidad de la carnicería es de ETA, pero la de no haber desalojado el Hipercor a tiempo es del Estado (hay quien dice que también de los gerentes de la propia empresa, pero desconozco bastante el tema). Y la de haber aprovechado tal atentado para dar una nueva vuelta de tuerca en la propaganda estatal, es obviamente del Estado. Pero el colmo de las campañas fue con motivo del asesinato de MAB, cuando el CESID inventó aquellos lemas de “vascos sí, ETA no” o “Miguel Angel somos todos”, circunstancia hecha pública por una persona tan poco sospechosa de “proetarra” como Pilar Urbano. En ambos atentados nos encontramos con un esfuerzo consciente por parte de los servicios del Estado para aprovechar el dolor con fines propagandísticos. ¿La responsabilidad es de ETA? De los asesinatos sí, sin duda. Pero de aprovechar esos asesinatos para realizar un ejercicio de propaganda de masas, no. Y no es cuestión de fe, sino de la más pura lógica. El problema es que tú deduces que si yo hago estas afirmaciones es con el propósito más o menos oculto de restarle a ETA responsabilidad en los atentados, lo cual no solamente no es cierto, sino que directamente no viene al caso. En lo que respecta a las percepciones de los distintos sectores de la extrema derecha (porque aparte de esa extrema derecha más o menos marginal a la que supongo te refieres, como Falange Española o España 2000, existe una extrema derecha mucho más numerosa y “civilizada” formando parte del PP), lo cierto es que no me importan en absoluto. Una cosa es la realidad y otra los delirios de cuatro fascistas marginales. Y la realidad es que Franco nombró sucesor al rey, y que ni éste ni Suárez traicionaron jamás ningún juramento, por cuanto la Constitución surgió a partir de Ley para la Reforma Política (la “octava ley fundamental”, se denominó), aprobada precisamente por el Movimiento mismo en las Cortes. No hay, por tanto, incongruencia ninguna entre las Leyes Fundamentales del Movimiento y la Constitución. Es más: tal y como puso de relieve Julio Anguita, el rey jamás ha realizado el juramento de fidelidad a la Constitución que ésta establece, quizá por un infundado miedo a contradicciones ideológicas. Y sí, en mi “imaginario” el rey es fundamentalmente el sucesor de nuestro Hitler local, justo eso. Me gustaría decir que es un demócrata honrado, que no colaboró con la criminal dictadura que sufrió el pueblo español y que fue elegido democráticamente por éste para desempeñar su función, pero no puedo. En cuanto a la Seguridad Social, por citar el ejemplo que planteas, ésta tiene su origen en el Seguro de Vejez y el Seguro Obligatorio de Enfermedad, implantados por el franquismo. Creo que está fuera de toda duda que tampoco hubo jamás una ruptura económica o social con respecto a la dictadura.

5) Sí, Otegi ahora mismo es portavoz de la Mesa Nacional de Batasuna, cargo elegido democráticamente. Aparte, obviamente, de su etapa como parlamentario vasco hasta que la Ley de Partidos se lo impidió. No lo comparo con Zapatero porque ambos sean presidentes de un país o algo parecido, sino porque ambos (a diferencia de Rajoy, por ejemplo) han sido elegidos de manera democrática para los cargos que desempeñan: presidente del gobierno y secretario general del PSOE en el caso de ZP, y portavoz de Batasuna en el caso de Otegi. Te recuerdo que todo esto venía a colación de esa afirmación tuya según la cual “ZP y Otegi no están al mismo nivel ni sería justo que lo estuvieran: ZP representa un statu quo que emana de decisiones democráticas y Otegi no”. Es obvio que desde un punto de vista democrático esa afirmación no se sostiene. De hecho es todo lo contrario: una ley impidió a Otegi un derecho constitucional y democrático como es el de ser elegido como representante. En lo que respecta al Estado español actual, vuelvo a repetir que no es otro que el surgido del 18 de julio por una razón muy simple: no hubo ruptura alguna entre uno y otro. El actual no solamente está basado en el anterior, sino que constituye una reforma del mismo. Esto no quiere decir que ambos Estados (uno solo y el mismo, repito) sean iguales. Tampoco el Estado franquista era igual en los años 40 que a principios de los 70, pero no hubo ruptura alguna entre una época y otra. Y la palabra “ruptura” no significa “revuelta con derramamiento de sangre”: de hecho hubo derramamientos de sangre continuos a lo largo de la transición por parte de las fuerzas estatales, aparte de la amenaza constante del “ruido de sables” (materializado finalmente en el 23-F, del que habría mucho que hablar) que condicionaron el proceso transicional hasta el final. Y no, no creo que vivamos en una dictadura. Creo que hemos avanzado mucho en materia de libertades (aunque la libertad política no se encuentre entre ellas) y derechos, al menos en lo que respecta al terrirorio “no vasco”. Pero por desgracia nuestro sistema tiene tantas y tan profundas sombras que es arriesgado compararlo con otras democracias occidentales más consolidadas como, por ejemplo, la francesa.

6) Exijo tanto a PP y PSOE como a ETA el respeto a los derechos humanos, que es mucho más importante que exigir la renuncia a la violencia o condenas absurdas. ¿Pero hablamos de ETA o de Batasuna? Si te refieres a Batasuna, no puedo exigir nada a ese partido, ni creo que los demás estén en disposición de exigirle absolutamente nada sobre “violencias”. Batasuna es un partido político democrático que no tiene ningún tipo de responsabilidad con la violencia etarra, por mucho que algunos se empeñen en buscarla detrás de las opiniones respetabilísimas (como todas las opiniones) de Otegi y compañía. Y sí, estoy de acuerdo contigo en que la violencia de ETA no es comparable (hoy día) ni proporcional a la del Estado. Por ello creo que ETA debería dejar las armas de manera incondicional y comenzar a explorar nuevas vías más éticas y rentables estratégicamente. Sí, Aralar es abertzale y de izquierdas, pero no representa al sector denominado “izquierda abertzale” más que en una mínima parte, y a sus resultados electorales me remito.

No, el Estado franquista (cuya reforma “disfrutamos” actualmente) se impuso mediante la violencia desde el 18 de julio de 1936. Mi imaginación no es tan sádica, creeme. Esa frase de “salvaje represión que continúa hasta hoy” quizá te parezca tremenda, pero describe una realidad conocida por todos aquellos a los que se les aplica la incomunicación prevista en la ley antiterrorista, por ejemplo. Siento que te haya molestado mi observación acerca de la mayor o menor complicidad de la población española con los métodos del Estado y que te hayas dado por aludido, pero no puedo evitar mencionarla al hablar sobre terrorismo estatal. No creas que era un simple comentario más o menos inocente: habría mucho que decir acerca de cómo es posible que las estructuras y ataques terroristas promovidas por Occidente en el exterior y el interior se mantienen sin objeciones realmente serias por parte de su población. Es imposible que toda la culpa recaiga en la propaganda. Con respecto a mí, sí, soy madrileño, y no veo por ningún lado la similitud con el ejemplo del KKK. Yo no odio a los madrileños en absoluto, y si crees que sí te equivocas. ¿Cómo podría odiarme a mí mismo? Mi atención al conflicto vasco no ha venido a través de la izquierda abertzale o ETA, todo lo contrario: viene a través del conocimiento gradual y paulatino del terrorismo practicado por el Estado español. Así me encontré con los GAL, el BVE, las torturas… y con el conflicto vasco en general. A partir de ahí… francamente, chico, empiezas a desvariar con un discurso que recuerda al de la derecha fascista española.

Varias puntualizaciones: no soy “marxista-leninista”. Soy anarquista, como bien recuerdas, y mi simpatía por el marxismo-leninismo es prácticamente nula. Por otro lado ni ETA ni la izquierda abertzale en general han sostenido nunca un discurso marxista-leninista. Se declaran “socialistas”, sí, pero hay muchos tipos de socialismo, y el marxista es sólo uno de ellos. Supongo que desconoces la anécdota sobre aquel comunicado de ETA criticando la invasión soviética de Checoslovaquia durante la “primavera de Praga”, por poner un ejemplo, y que invalidó cualquier tipo de cliché propagandístico acerca de los rublos que financiaban a ETA. La izquierda abertzale es un colectivo amplio que aglutina a diversas tendencias izquierdistas, que van desde la socialdemocracia hasta el anarquismo, pasando, sí, por el marxismo. Recuerda algo que muchos “ilegalizadores” olvidan: HB se constituyó como una coalición de los partidos ANV, ESB, HASI y LAIA. Por eso tanto ETA como Batasuna no se han definido jamás en ese sentido: es imposible que lo hagan. Y francamente, si Euskal Herria alcanza algún día la independencia y el socialismo, me alegraré por ellos. Pero a corto plazo lo que realmente me interesa no es un “paraiso socialista” ni ninguna memez parecida, sino que el Estado español se replantee a sí mismo y hagamos la segunda transición que hace falta, aunque sea a costa de perder a Euskadi, Catalunya y quien se tercie. Sobre Cuba, prefiero no comenzar un debate que se prolongaría innecesariamente. Finalmente lanzas una soflama sobre la caída de la URSS y las conciencias, los regímenes totalitarios y una serie de cuestiones que me han decepcionado, francamente. Esperaba algo más que llamarme “rojo” o “comunista”, o eso tan manido de “la URSS cayó hace tiempo” o “los paraisos comunistas en realidad son infiernos”. Y todo ello cuando yo no he mencionado jamás a la URSS ni a ningún otro país de economía comunista, y en cambio sí que me he declarado anarquista (idea errónea por mi parte, fruto de la confusión moderna, sin duda).

(Estoy de acuerdo en que ha sido agradable, y ciertamente ya es hora de dejarlo. En todo caso bienvenido al blog y gracias por tus comentarios. Siempre es bueno el debate y la crítica constructiva, así que por mi parte estás invitado a dejar cuantos comentarios desees. Saludos.)

Anónimo dijo...

No me resisto a hacer una última puntualización, sin desarrollar ya todos los puntos del debate (que no está agotado).

La soflama casi final era un tanto impostada en el tono. No obstante he de decir que surge de la percepción de que mucha gente que se autodenomina anarquista lo que tiene es una empanada mental del ocho. Y esa empanada suele ponerse de manifiesto cuando surge un tema como la extinta URSS o Cuba. Hay un eje en política que podemos llamar "izquierda-derecha". Pero hay otro eje que podríamos llamar "liberalismo-totalitarismo" (ojo con la palabra liberalismo que no la uso en el sentido neocon). Un problema del anarquismo es que tradicionalmente aparece como punto en la línea "izquierda", sin más, pero no siempre se pone el acento en que es un punto en el cuadrante "liberalismo-izquierda". Lo curioso es, pues, que desde posturas anarquistas se apoye o se tenga simpatía por regímenes absolutamente totalitarios (de izquierdas, eso sí), que están alejadísimos de la posturas anarquistas en el eje liberalismo-totalitarismo. Quizá me he pasado en suponer que era tu caso, pero la impresión la tenía leyendo tu blog. Es posible que no por opiniones expresadas por ti, sino por otros participantes en el blog. Si me equivoqué, pido disculpas.

El debate del anarquismo es interesante. Hay una serie de problemas con las ideologías que últimamente se exploran a la luz de algunos resultados sobre la naturaleza humana. Y las ideologías necesitan revisarse con los nuevos hallazgos. Me refiero a la discusión sobre si somos tabla rasa al nacer o personas con comportamiento predeterminado genéticamente. Los sociobiólogos han encendido el debate (lamentablemente, no siempre con rigor científico) y el debate ha empezado a prender en política. La prueba está en la trifulca que se ha montado con la declaraciones del (repugnante) Sarko sobre la predeterminación genética de los delincuentes. Ese tema, que se ha tratado con la ligereza propia de los asuntos del corazón, es el meollo del debate en el que se prefiguran la ideologías de este siglo. No son "nuevas" ideologías: son las viejas, sí, pero con un "andamiaje" nuevo que permitirá juzgarlas de modo menos pasional y más racional. Y "mezclas" que parecían tabú empezarán a aparecer. A este respecto es curiosa una contradicción de la derecha: el ladrón lo es por predeterminación genética, como apunta Sarko, y poco se puede hacer él más que encerrarlo en prisión, pero el homosexual lo es por "enfermedad adquirida" y tiene cura. Es una contradicción interesante. (La izquierda tiene otras de índole moral o ético, no te creas que la derecha es la única.)

Ah. Todo esto viene por los presupuestos del anarquismo sobre la naturaleza humana: el anarquista supone que el ser humano es una tabla rasa sobre la que una sociedad justa puede forjar "un hombre nuevo". Cuando la sociedad sea justa, el hombre también lo será. Ese idealismo sobre la naturaleza humana rezuma en los textos del ideólogo anarquista por excelencia de estos tiempos: Chomsky. Y es eso lo que menos me ha gustado siempre de él. Creo que ese idealimos se mete unas hostias tremendas con la realidad.

Si quieres un libro interesante sobre sociobiología, lee La Tabla Rasa de Steven Pinker. No es un libro para creerse todo lo que pone (insisto en la falta de rigor de muchas afirmaciones de esta gente), pero te dará un nuevo "mapa" que, aunque imperfecto, ayuda a entender mejor el terrirorio.

Ricardo Mella dijo...

Jejeje, precisamente eso es lo que MÁS me gusta a mí de Chomsky. Y es que ese idealismo que mencionas es justo lo que nos hace anarquistas y nos diferencia de otros pensamientos presuntamente de izquierdas como el marxismo-leninismo que mencionabas en el comentario anterior, y que poco se diferencia en lo fundamental de sus adversarios ideológicos. Al fin y al cabo, todo el debate se resume en dos opciones: o bien el ser humano está predestinado genéticamente a ser como es en la actualidad, o bien el ambiente puede influir lo suficiente en nosotros como para que el ser humano pueda evolucionar en un sentido social. Incluso si la realidad fuese una mezcla de ambas posibilidades (como parece más probable), cabría todavía la esperanza y, por tanto, mi ideología tiene sentido. Es también Chomsky el que dice: "Si damos por hecho que no hay esperanza, garantizamos que no haya esperanza; si por el contrario actuamos pensando que es posible que exista un futuro mejor, entonces es posible que el futuro termine siendo mejor" (o algo así, no es literal). Creo que esta frase representa una verdad evidente e indiscutible.

Respecto a los regímenes denominados "totalitarios", evidentemente ningún anarquista podrá sentir mucha simpatía por ellos. Ahora bien, si dejamos por un momento de lado el carácter totalitario de la URSS hemos de reconocer que el sistema soviético realizó avances en materia de justicia social (además de otros aspectos) que conviene tener en cuenta. No se puede decir alegremente eso del "infierno soviético", del mismo modo que tampoco podemos decir igual de alegremente lo del "paraíso soviético". Comparado con el capitalismo, el comunismo soviético ha tenido sus profundas sombras, sí, pero también más de una luz. Por otro lado, y a mi modo de ver, el capitalismo actual es un sistema tan totalitario (casi más aún, diría yo) que el comunismo soviético, utilizando la palabra "totalitarismo" en su sentido real: el mismo poder "total" que ejercía el Partido Comunista lo ejercen hoy día las empresas privadas. Totalitarismo público versus totalitarismo privado. Ahora bien, el tema de Cuba sólo tiene que ver con todo esto de una manera muy sutil, y ya te digo que sería un debate muy muy largo. Algo he escrito sobre Cuba y su régimen en este blog, por cierto, pero me temo que no te gustará.

Ah, y esas sandeces de Sarkozy no son nada nuevas, es cierto. Ni siquiera el "andamiaje" lo es. De hecho, hemos avanzado mucho en ese aspecto: en el pasado estaban mucho más en boga teorías pretendidamente "cienfíticas" (en realidad simples coartadas de ideologías criminales) como el darwinismo social. Si te interesa el tema, lee "La falsa medida del hombre", de Stephen Jay Gould, del cual no me resisto a transcribirte la formidable cita que lo encabeza (y que a la vez lo resume): "Si la miseria de nuestros pobres no es causada por las leyes de la naturaleza, sino por nuestras instituciones, cuán grande es nuestro pecado" (Charles Darwin).

Por cierto, te agradecería que en el futuro (si piensas escribir más comentarios aquí) uses algún nick o algo que te distinga, para que yo pueda saber con quién estoy hablando. No es que me importe el "anónimo", es simplemente para que pueda distinguirte de otros "anónimos" que pululan a veces por aquí (algunos de ellos con aviesas intenciones, por cierto). Gracias de antemano.

valensiano dijo...

No es verdad que haya de ser una cosa o la otra: parece que hay cosas en las que el ambiente puede más y otras en las que la carga genética puede más. Pero ni siquiera de un modo determinista: es cuestión estadística para muchísimas cosas. El problema de ponerse roussoniano y pensar que "el hombre" es intrínsecamente bueno es que... te quedas sin explicación para la existencia de gente como Zaplana, Mario Conde, Acebes, Aznar, Hitler... No puedes olvidar que somos depredadores y que la evolución ha seleccionado rasgos violentos, de imposición a los demás, de barbarie. Superarlos es un esfuerzo constante, casi siempre consciente. Pero una cosa es saberlo y otra aceptar que esto haya de ser un jungla donde sobrevive el más fuerte. El problema del anarquismo es que desconfía de todas las instituciones y, finalmente, se vacía de ellas. Sin instituciones, nada frena a quien no quiere frenar sus instintos. Esa es una contradicción severa del anarquismo. Los anarquistas, curiosamente, han sido históricamente personas de un gran autocontrol. No era raro en ellos condenar el alcoholismo y... en fin, presentar muchos rasgos puritanos. y ese es el problema: los anarquistas creen que "la idea" funcionará porque los conatos de implantación los han llevado a cabo ellos mismos. Y eso no cuenta. Es como decir que el catolicismo integrista es un ideal de vida porque los monjes viven felices y entre ellos no hay violencia. Tch, tch.

Y sobre la URSS: es cierto que hubo avances sociales o, mejor dicho, que en el programa comunista aparece la meta de una sociedad justa. El problema es que no se ha implantado tal sistema ni una sola vez sin que acabe montándose un estado policial y totalitario. Eso da que pensar. El capitalismo salvaje es impresentable y si lo pones frente al comunismo totalitario (valga la redundancia) no se hace una comparación justa. Y es que estás dehando de lado opciones que no son una cos u otra y resulta que sí funcionan. Hablo, claro está, de la socialdemocracia. Y no, el capitalismo en el que te encuentras no es un sistema totalitario. Las empresas no ejercen un control total sobre los individuos. Fíjate lo que te digo: tampoco les interesa ejercer un control total ni, aunque quisieran ejercerlo sabrían. Esa es una fantasía muy común, desgraciadamente, en la izquierda: la de la Gran Conspiración, la de que las empresas lo controlan todo, la de que los individuos vivimos en Matrix.

Y va a ser que, efectivamente, me hice la idea acerca de lo que piensas de Cuba leyendo algo tuyo. Bueno. Trabajo en una universidad. Mucha gente de entre 25 y 35 años (alguno más mayor) ha pedido becas al amparo de programas de intercambio o de programas de cooperación. Si les oyeras, te echarías a temblar. Ahora cunde cierto desánimo al ver que el sátrapa se recupera.

Mmmm. Cuidado con suponer que la ideologías que te parecen despreciables no se apoyan, a veces, en hechos científicos y que sólo se apoyan en pretextos. Te puedes llevar más de un chasco. Te voy a poner un caso hipotético. Supongamos que alguien "demostrara" que los negros (o los chinos, o los blancos...) tiene un C.I. menor que el del resto de la población. Bueno, ya ha pasado algo así [sí, ya leí La falsa medida del hombre]. Imagina ahora la reacción típica de un tipo de derechas: "¡Genial! yo tenía razón. Los negros son incapaces y darles ayudas es tirar el dinero. Nunca saldrán de su miseria. Gastarán las ayudas en emborracharse.". Un tipo de izquierdas dirá: "El estudio ese es falso. Es un pretexto de la derecha. Ya estamos hasta los cojones de tanta mentira". ¿Qué ocurre? El tipo de derechas no cuestiona el estudio. No tiene ni puta idea sobre si el estudio es riguroso o no: sencillamente lo aprovecha. Pero el tipo de izquierdas actúa del mismo modo: no tiene ni puta idea sobre si el estudio es riguroso o no y, sencillamente, lo rechaza y apunta una marca en su contador de "patrañas que cuenta la derecha". Las dos posturas son falaces claro está, pero el de izquierdas la caga más: si el estudio era poco riguroso (o sencillamente un fraude), nada cambiará; pero si está bien hecho (y cada vez se hacen mejor muchas cosas), la ha cagado con todo el equipo. El planteamiento debiera ser: "la ayuda a la gente con dificultades no se da por que la población de una raza tenga un C.I. medio u otro. La ayuda se da a los individuos... y los habrá siempre fuera de la media. Y si ese grupo tiene un C.I. más bajo, se les ayuda porque creemos que todo el mundo tiene derecho a una vida digna y porque una sociedad justa tiene mecanismos de solidaridad con quien tiene una necesidad." Lo que quiero decir finalmente es que los hecho científicos son eso, hechos (si el se ha procedido con rigor). Y puede que con el tiempo nos encontremos con sorpresas. Decir preventivamente que los resultados que no me gustan son falso porque sino se invalida lo que pienso no es lo más acertado.

[Y tengo un problema con Jay Gould. Leí La falsa medida del hombre y me gustó mucho. Pero luego he leído más cosas de Richard Dawkins y... bueno, soy más del club de fans de Dawkins. Supongo que sabrás que Jay Gould tuvo algunas pifias: la teoría de la evolución puntuada y sus intentos de compatibilidad ciencia y religión. Por esos asuntos ha tenido bronca con Dawkins. Imagino que sublimo mi desinterés por el fútbol tomando partido por divulgadores de la evolución. Y soy del Richard Dawkins C.F. Ya puestos, un poco de proselitismo: lee El Gen Egoísta, de Dawkins. Es uno de los mejores libros qe se han escrito jamás. Y tiene página y páginas dedicada a una cuestión "ideológica" fundamental: el egoísmo, el altruismo... y su predeterminación genética (lo que abunda en lo que te decía antes de "cuidado que apostarlo todo a que un hecho o teoría científica que no molan han de ser necesariamente patrañas").]

Ricardo Mella dijo...

Cometes el error de creer que el anarquismo supone una ausencia de autoridad y control totales del individuo, y no es así (aunque quizá existan corrientes anarquistas, muy minoritarias, que lo crean). Un sistema anarquista supone, simplemente, que el poder y la autoridad emanan desde abajo. Las decisiones fundamentales y el control no serían desde arriba hacia abajo, sino al contrario: desde abajo hacia arriba. Además, los anarquistas confiamos bastante en la presión social (que en determinadas circunstancias puede ser realmente efectiva). Y por si eso fuese poco, creemos que existen determinados delitos que serían imposibles o absurdos en un sistema anarquista: por ejemplo, es inútil robar y acaparar bicicletas si todas las bicicletas están en la calle a disposición de todo el mundo. Ten en cuenta que en un sistema anarquista ideal no existiría el dinero.

La socialdemocracia no supone sino un parche temporal y limitado a los efectos del capitalismo: las injusticias y efectos perniciosos del sistema no se eliminan, simplemente se atenúan. Por otro lado, la socialdemocracia es inútil en un contexto como el actual, con un capitalismo globalizado gobernado por omnipotentes multinacionales que no dudan en trasladar la producción a otros países con tal de evitar mejoras en las condiciones socio-económicas de un determinado país. Y a veces basta la simple amenaza de deslocalización para obtener el éxito deseado. En tales circunstancias, sólo podremos evitar una "tercermundización" paulatina del planeta cuando eliminemos de una vez por todas, y para siempre, esas enormes tiranías privadas que son las grandes empresas y las pongamos bajo control popular. Pero tal cosa, dada la inexorable concentración del capital que se da bajo el actual sistema económico, sólo será posible eliminando a éste y reemplazándolo por otro. O sea, mediante una revolución social. Las demás opciones no suponen realmente una cura, sino un alargamiento de la agonía.

No es que las empresas lo controlen todo, afortunadamente hay cosas que escapan a su control. Por ejemplo, es curioso comprobar cómo un sentimiento como la solidaridad está tan extendido entre el ser humano, sobre todo teniendo en cuenta que las instituciones del sistema no solamente no lo fomentan, sino que fomentan el sentimiento contrario: la competencia, la rivalidad y el "sálvese quien pueda". Pero sí, las empresas cada día adquieren más poder, y existen cada vez menos parcelas de la vida que no queden bajo su control: la producción económica por entero, los medios de comunicación.... y teniendo en cuenta las "donaciones" que las empresas realizan a los partidos políticos (y la correlación que existe entre tales donaciones y el éxito conseguido en unas elecciones), ni siquiera los poderes del Estado escapan a su control. Los EE UU y su gobierno íntimamente ligado a las multinacionales del petróleo y del armamento es un buen ejemplo de ello. Y otro ejemplo es España y las conexiones evidentes entre las grandes constructoras y el PP y el PSOE, en un contexto en el que las obras públicas y la construcción constituyen la variante española de dinamización de la economía mediante la intervención del Estado al tiempo que se produce una transferencia de dinero público a manos privadas. Es decir, el "capitalismo" real auténticamente existente en los países ricos, y no ese "libre mercado" que le intentamos vender al Tercer Mundo.

Es cierto que ante la aparición de un hipotético estudio como el que imaginas, las reacciones suelen ser esas mismas. Yo, ciertamente, me posicionaría en un principio con esa postura de sospechar que se trata de un nuevo fraude derechista, y no puedo evitarlo teniendo en cuenta el enorme historial de fraudes que se han realizado para amparar el racismo y la xenofobia. Pero si la comunidad científica en general aceptara la validez general del estudio, yo no tendría ningún reparo en rectificar y aceptar el hecho de la desigualdad humana en materia de inteligencia, por ejemplo. Como muy bien dices, eso no tiene nada que ver con una postura de izquierdas. Y si tuviese algo que ver, la izquierda terminaría por parecerse mucho a la derecha. Y es que la cuestión no es si "todos somos iguales" (que no lo somos en absoluto, afortunadamente), sino si "todos somos equivalentes", en el sentido de que todos merecemos lo mismo, seamos tontos o listos.

Por otro lado, y ante un hipotético estudio realizado sobre la población africana y que demostrase una menor inteligencia del negro con respecto al blanco, yo me preguntaría: tal circunstancia... ¿se debe a la genética realmente? ¿O quizá la desnutrición y la pobreza hayan terminado por hacer mella en la capacidad intelectual africana?

(Con respecto a Jay Gould y Dawkins... debo reconocer que me pillas en bragas. Leí "La falsa medida del hombre" y me pareció muy interesante la recopilación de excéntricas teorías y las consiguientes rectificaciones y demás. El tema de la evolución que mencionas me parece interesante, pero lo cierto es que lo desconozco totalmente. Pero hay algo que nos une a ti y a mí: a ninguno de los dos nos gusta el fútbol (qué mal lo pasamos a veces los que sufrimos tal desgracia). ¿Será una casualidad el hecho de que dos personas a las cuales no les interesa el fútbol, y que por tanto no se posicionan en tal terreno, les interesen en cambio otros temas político-científicos y se posicionen rotundamente en los mismos? Yo no lo creo. El fútbol y otros anestesiantes de la sociedad: un tema muy interesante y creo que poco estudiado.)