29 marzo 2007

¿Operación Morder?

Irán captura a 15 marines británicos acusados de penetrar en aguas territoriales iraníes, circunstancia que no está clara del todo pero que curiosamente coincide con el mayor despliegue militar de Estados Unidos en el Golfo Pérsico desde 2003. ¿Se prepara un ataque militar sobre Irán utilizando la captura de marines británicos como excusa?

Hugo Chávez, basándose en informaciones procedentes de los servicios de inteligencia rusos, afirma que EE UU bombardeará 20 instalaciones nucleares iraníes (además del centro de comando de las fuerzas armadas iraníes) el próximo 6 de abril, en una operación bautizada como "Morder". ¿Es un rumor? ¿Quizá una filtración interesada para sondear la reacción de la opinión pública internacional? En cualquier caso Zapatero ya ha dado pistas acerca del futuro posicionamiento del Estado español ante un hipotético ataque a Irán.



4 comentarios:

Ruth dijo...

Desde luego que no pinta nada bien. Estaba claro que Irán era el siguiente objetivo militar en este intento de controlar las fuentes de energía, lo que no imaginaba es que fuese a ser tan pronto. De todas formas, la detención de los marines es la excusa perfecta. Irán sabrá con qué aliados cuenta pero esa acción ha resultado ser algo suicida.

Ricardo Mella dijo...

Pues si te digo la verdad, yo soy de los que creían que jamás se llegaría a atacar a Irán, puesto que ya tenían bastante embolado en Iraq. Pero ahora ya no estoy tan seguro.

Quizá lo que suceda es que Irán quiere ponerse "chulo" ante EE UU para asustar y que así EE UU desista de atacarles, por miedo a que les salga mal como en Iraq. Es una posibilidad.

Ruth dijo...

Yo no me andaría con bromas con esas cosas, desde luego. El presidente de los EE.UU. es tonto del..., de las narices, y el Primer Ministro inglés necesita apoyo popular y baño de masas como agua de mayo. Igual han elegido el peor momento para brabuconadas.

Ricardo Mella dijo...

No sé yo si otra aventura bélica es lo que más necesita Tony Blair en estos momentos, sobre todo teniendo en cuenta la impopularidad con la que cuenta la guerra de Iraq en tierras británicas. Y lo mismo puede decirse de Bush.