05 marzo 2007

No son tan evidentes

Escribe Javier Ortiz en su último "Apunte del natural":

"Tenía unas ganas casi irreprimibles de enfatizar cómo Iñaki de Juana, en efecto, puede acabar en libertad tras cumplir menos de 20 años de reclusión por 25 asesinatos, cosa que muchos consideran una birria, pero que no parece indignar a nadie –y menos a esos muchos– que la treintena de víctimas mortales de los GAL hayan quedado a beneficio de inventario, como si no valiera la pena enfadarse porque no se haya hecho nada serio contra quienes decidieron su muerte, contra quienes la planearon y contra quienes la ejecutaron.

También me apetecía preguntar a los paladines hispanos de la buena conciencia universal cuánto tiempo tarda un asesino en dejar de serlo. O sea, cuándo prescribe esa impronta, si es que alguna vez lo hace. Y si lo hace para todos. Porque veo que, en el caso de De Juana, han decidido que es y será asesino de por vida, y así lo califican a todas horas venga o no venga a cuento, pero constato que, si se trata de individuos que cometieron crímenes espantosos cuando ejercían de gerifaltes del franquismo, dan sus actos por sobradamente redimidos y perdonados. O ni eso: los agasajan como gentes de bien, con derecho a afirmar, como De Juana, que no se arrepienten en absoluto de haber librado a unos cuantos de la pesada carga de vivir.

Pero, según se me han ocurrido estas reflexiones, he concluido de inmediato que estaba de sobra ahondar en ellas, de puro evidentes que resultan."
El señor Ortiz se equivoca cuando afirma que tales consideraciones son evidentes. No lo son: han sido asesinados por tropas estadounidenses 16 civiles en Afganistán el mismo día en que son enviados 120 soldados españoles más para colaborar con EE UU en la criminal ocupación del país asiático. Desde el año 2001 el Gobierno español es cómplice de una operación militar que ha ocasionado la muerte no de 25 personas, sino de al menos 20.000, según The Guardian. Y todo ello no con el propósito de liberar a un país, o conseguir la independencia de alguna nación. No. El propósito es la construcción de un oleoducto multimillonario.

Y no veo que nadie se indigne demasiado por ello. A Dios gracias, nadie tira cócteles Molotov contra la embajada de EE UU, y los que son arrojados contra sedes del PSOE no lo son por la vergonzosa colaboración de este partido con instituciones de reputación tan terrorista como la OTAN, sino por haber cumplido la ley en lo que respecta a un preso que estaba al borde de la muerte y cuya condena ya cumplió en 2005.

Definitivamente, las reflexiones de Ortiz no son tan evidentes.


(Edito: al día siguiente de escribir estas líneas un ataque aéreo de la OTAN mata a otros nueve civiles en Afganistán: cinco mujeres, tres niños y un hombre. Y sigue sin haber ningún tipo de protesta ciudadana por esta masacre de la que España es cómplice.)



2 comentarios:

Anónimo dijo...

Fallece el vecino de Arrasate afectado por un incendio provocado por un ataque de kale borroka.

El vecino de Arrasate de 79 años afectado por el incendio provocado por un ataque de violencia callejera el pasado 5 de enero en esta localidad guipuzcoana ha fallecido en el hospital alavés de Txagorritxu, tras permanecer dos meses ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos.

(Deia.com)

Anónimo dijo...

centenares de miles, niños, mujeres y ancianos, murieron por los que ahora tratais de recuperar el Poder por el procedimiento que sea. Relee varias veces el articulo que ha merecido tu comentario, a ver consigues mejorar tu concepto de la proporción.