13 enero 2007

Manifestarse con el servicio (por Quequé)

"(...) Al fin y al cabo, una mani en Madrid sin el helicóptero de la Espe sobrevolándola, sin la COPE proclamando cada cinco minutos que es “la más numerosa de la historia” y sin beatas gritando con la voz rota “Zapatero, vete con tu abuelo”, no es una manifestación ni es nada. Es una reunión clandestina de rojeras, homosexuales, etarras y masones con el único propósito de jalear a ZP, fumarse unos canutos y acabar haciendo una orgía. Y yo ya me cansé de esas manis. Ahora me van más las convocatorias de las gentes de bien, agresivas pero ordenadas, reivindicativas a la par que decentes; con sus señoras cardadas envolviendo los abrigos de piel con un sinfín de traviesas pegatinas, con sus señores con capa deslumbrados por la radiante luz que ofrece la novedad (de ahí, quizá, las sempiternas gafas de sol) y con sus monjas y sus obispos dándole alegría y colorido al evento. Esas son las buenas, las que no generan división entre los españoles, como bien sabe Bono. (...) ¿En serio creímos que hoy marcharían juntos los rojeras, los inmigrantes ecuatorianos, los engominados y las señoras del Barrio Salamanca? Qué ingenuos. Que una cosa es jugar al remy por los negritos del África o donarle los trastos que te sobran al rastrillo navideño, y otra muy distinta salir a manifestarse con el servicio."

Más en Demablogia.

1 comentario:

Ruth dijo...

Muy bueno.

A Quequé le pone ese enfrentamiento público que mantiene con Losantos a través de "Noche Hache". Pero tiene más razón que un santo.


A mí me abruma ver la violencia contenida (y no tan contenida), que hay en las manifestaciones de la derecha (por llamarlas de alguna forma). Esos hombre y mujeres mayores crispados. Es terrorífico.