18 diciembre 2006

Infiltrados

El 27 de octubre de 2006 se estrenó el film “Infiltrados”, de Martin Scorsese, en el que un agente del FBI se infiltra en una banda mafiosa que, a su vez, infiltra a uno de sus hombres en el propio FBI. He de reconocer que a veces uno tiene la tentación de creer que en la política española suceda algo parecido.

El ejemplo es José María Aznar. El ex presidente del Gobierno parecía, durante su última legislatura, un infiltrado del PSOE (diríase que casi de IU) en las filas del PP. Sus últimas decisiones (la gestión con respecto al hundimiento del Prestige, la invasión de Iraq o la gestión informativa del 11-M) fueron tan excepcionalmente graves que sin duda favorecieron un incipiente rechazo a la derecha en la población española. Y eso por no hablar de otros actos quizá aún más atrevidos y completamente gratuitos (la foto de las Azores o el hecho de hablar en texano) que un auténtico líder derechista seguramente no hubiera realizado jamás. Todo ello trajo como consecuencia lógica un estallido social sin precedentes, claramente izquierdista y dado a conocer al gran público a través de las manifestaciones contra la masacre de Iraq. En resumen, Aznar nos brindó sospechosamente el escenario ideal para que la izquierda se hiciese con el poder tras las elecciones del 14 de marzo de 2004.

Pero llegó Zapatero. Si Aznar era el agente de la izquierda infiltrado en el PP, sin duda ZP es el agente derechista en las filas del PSOE. Y es que no se puede liquidar de manera más efectiva las expectativas y la alegría desbordante de la izquierda durante la noche de la jornada electoral que como lo ha hecho Zapatero. Dejando aparte su única decisión bien hecha (la ley de matrimonios homosexuales), realizada sin duda como tapadera, el resto ha sido un cúmulo de actuaciones sin duda inspiradas o incluso gestionadas desde la derecha: la retirada de las tropas de Iraq (llevadas a continuación a Afganistán), la intervención militar junto con EE UU en otros países (Haití, Líbano…), el recorte y la “limpieza” sufridos por el Estatut catalán en el Congreso (una reforma que sin duda perjudicará durante años las pretensiones nacionalistas de ERC) o la reciente Ley de Memoria Histórica (un fraude manifiesto que sin duda ha tenido como objetivo desactivar de una vez por todas una de las máximas aspiraciones de la izquierda española desde la transición).

Donde seguramente se le ve más el plumero es con su actitud frente a la tregua de ETA. Las expectativas de paz que surgieron entre la izquierda el día que ETA declaró su “alto el fuego permanente” eran inéditas en muchos años. Muchos incluso dimos por hecho (sin duda precipitadamente) que ETA jamás volvería a atentar, y que la violencia en Euskadi había acabado para siempre. Nos equivocamos. No nos dimos cuenta de que Zapatero, el agente de la derecha, sabotearía una oportunidad realmente histórica por acabar con el terrorismo etarra a través de la negociación. Tal y como nos ha recordado el vídeo “La otra tregua” realizado por el propio PSOE, la pasividad de ZP ante la actual tregua etarra contrasta con la actitud negociadora y valiente de Aznar durante la tregua de 1998. Y es que Aznar ya era un infiltrado izquierdista por esas fechas.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Querido Ricardo con este blog atisbo que reconoce como no puede ser de otra manera que Aznar ha sido el mejor presidente q hemos tenido en este pais.

Por otro lado como bien dice a PETAZETA no le hace falta nada ya se encarga el solito de cagarla, en todos los sentidos

jabiero dijo...

Todo se reduce, compañero Ricardo, a una alternancia en el poder, y todo se reduce en ver quien sabe gestionar mejor el mercadeo con los USA y su/nuestro neoliberalismo salvaje.
Los yankees no miran siglas, los dos partidos son neoliberales y ellos apoyarán al que mejor convenga a sus intereses en cada momento. La derecha fue la primera en compadrear con USA, ya en tiempos de la dictadura Manuel Fraga Iribarne hacia conferencias en universidades estadounidenses, altos cargos militares se especializaban en contrainsurgencia (palabra del neolenguaje para definir la represión) en academias de los USA: Cassinello y otros cargos del servicio secreto por ejmplo, destacados como este que han sido relacionados con la creacion del BVE y otros grupos fascistas, militares entrenados en USA que mas tarde, ya en "democracia", aprovecharon tambien los Psocialistas en la creación de los GAL.

Si ya tienes una base, una idea general de lo que fue la transición: lee "La CIA en España" de Alfredo Grimaldos, un libro ampliamente documentado en el que ninguna referencia es gratuita.

Salud.

Ricardo Mella dijo...

Gracias por la sugerencia, pero ya lo he leído y es, efectivamente, muy bueno. Sobre todo los capítulos dedícados al papel de la CIA en episodios como el del síndrome tóxico.

Bienvenido y un saludo.