24 octubre 2006

La derecha cristiana

Uno de los rasgos que la derecha aduce para mostrar su presunta superioridad moral sobre la izquierda son sus valores cristianos. Sin embargo, hay que recordar que Jesucristo fue un personaje que se opuso al orden socio-político de su época (criticó siempre que pudo al estamento sacerdotal dirigente judío, y no dudó en calificar de "zorra" al rey Herodes Antipas), que preconizó un pacifismo revolucionario ("al que os robe la túnica, ofrecedle también el manto") y un sentido de la justicia social sin parangón en su época.

En lo que respecta a esto último, pocos recuerdan aquella frase tajante que Jesús pronunció al principio de su vida pública: "Bienaventurados los pobres, porque vuestro es el Reino de Dios" (Lc 6, 20), expresión que posteriormente alguien (sin duda no era pobre) manipuló en el evangelio de Mateo para desvirtuar su sentido: "Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos" (Mt 5, 3).

Mucho más contundente se muestra Jesús cuando afirma que "difícilmente entrará un rico en el Reino de los Cielos. Os lo repito, es más fácil que un camello entre por el ojo de una aguja, que el que un rico entre en el Reino de los Cielos" (Mt 19, 23-24). Como en el caso de la bienaventuranza anterior, algunos pretendieron forzar esta expresión cristiana en un sentido mucho menos izquierdista: el "ojo de la aguja" se referiría a una "puerta pequeña", o bien hubo un error de traducción y "camello" provendría del griego "kamelos", palabra que designaba a las sogas con las que se amarraban los barcos. Explicaciones absurdas todas ellas si tenemos en cuenta que en el Talmud encontramos la expresión "el elefante que entra en el ojo de una aguja" (Berajot, 55b; Bab. Metz., 38b), algo físicamente tan imposible como el hecho de que un rico entre en el Reino de Dios.

Pero en "Hechos de los Apóstoles" encontramos una descripción (casi marxista, se atrevería a afirmar alguno) de cómo esas ideas fueron llevadas a la práctica por Jesús y sus discípulos: "Todos los que habían abrazado la fe estaban unidos y tenían todo en común; vendían las posesiones y los bienes, y lo repartían a todos según lo que necesitara cada uno" (Hc 2, 44-45). Socialismo puro, en suma.

Ahora bien, ¿qué tienen que ver estas ideas con las políticas de derechas? ¿Qué tiene que ver ese sentido de la justicia social y de la vida en comunidad con el neoliberalismo, las privatizaciones y la reducción de los servicios sociales? ¿Y qué tiene que ver el pacifismo cristiano con guerras como las de Irak? Por mucho que me esfuerce, soy incapaz de ver un sólo rasgo cristiano en personajes como Bush, Aznar o Berlusconi.

Al fin y al cabo, las supersticiones primitivas propias de la derecha (creencia en el "cielo" y el "infierno", adoración de santos y vírgenes, misa diaria, etc.) no pueden ser calificadas propiamente de "cristianas", tal y como un mínimo estudio de los evangelios pone de manifiesto.

5 comentarios:

Un Sr dijo...

Que pasa que solo pueden ser cristianos los pobres y no los q por lo sea tienen dinero....., sr mio la devocion y la fe no entiende de dineros, ni pudientes. Ademas ya q Ud mienta a Marx, le dire q este mismo hombre espuso que la religion no es mas q algo a lo q aferrarse..........quien le dice a Ud q una perosna por mucho dinero que tenga no se aferra a su fe por cualquier cosa......

Ricardo Mella dijo...

Como comprenderá, no soy yo el que hace distinciones, sino el propio Jesucristo, y a los evangelios me remito. Respecto al aferrarse a la religión, creo que esa es la diferencia entre la religión y la pura superstición. Una persona realmente religiosa no lo es por "aferrarse" a algo. Buenos días.

Anónimo dijo...

tu no sabes ni lo que eres intenta encontarte primero

Ricardo Mella dijo...

Jejeje, sé perfectamente lo que soy, y también sé de qué pie cojeas tú. ¿Te lo digo o ya lo sabes? Lo bueno de tu comentario es que no contiene ni un solo argumento, que es lo bueno que tiene la derecha: no argumenta, sólo descalifica o insulta. He ahí vuestra flaqueza moral y argumental.

Steam Man dijo...

Yo estoy impresionado por el artículo Sr. Ricardo Mella... intento que no se me manipule y lo que aquí se dice es muy contundente y elocuente... o si.

Te ficho como quien no quiere la cosa. De un Mono Espacial... ya sabes, Space Monkey de la vida like me.