22 octubre 2009

Así se intoxica sobre las organizaciones abertzales

El jefe del 'aparato político' de ETA, Aitor Elizarán, detenido este lunes junto a su compañera Ohiane San Vicente poseía un traje negro con el escudo de 'Udalbiltza' que los militantes de la banda emplean para leer sus comunicados en público y emitir sus mensajes en video.
En el vehículo en el que fue detenido junto a la también etarra Ohiana San Vicente, Elizarán llevaba consigo un atuendo negro con el escudo de Udalbiltza bordado, que es el que utilizan los portavoces de la banda en sus apariciones públicas.
En el vehículo en el que fue detenido junto a la también etarra Ohiana San Vicente, Elizaran llevaba consigo un atuendo negro con el escudo de Udalbiltza bordado, que es el que utilizan los portavoces de la banda en sus apariciones públicas.
En el vehículo en el que fue detenido junto a la también etarra Ohiana San Vicente, Elizaran llevaba consigo un atuendo negro con el escudo de Udalbiltza bordado, que es el que utilizan los portavoces de la banda en sus apariciones públicas.
En el vehículo en el que fue detenido junto a la también etarra Ohiana San Vicente, Elizaran llevaba consigo un atuendo negro con el escudo de Udalbiltza bordado, que es el que utilizan los portavoces de la banda en sus apariciones públicas.
El presunto jefe del "aparato político" de ETA Aitor Elizarán, detenido ayer en Francia, era también el portavoz de la banda que suele aparecer en vídeos y fotografías, momentos para los que guardaba uno de los atuendos negros -con el escudo de Udalbiltza- que los etarras visten en esas apariciones.
Esto ha podido averiguarse al encontrar uno de los atuendos negros (con el escudo de Udalbiltza) que los etarras visten en estas apariciones.

Basta hacer una rápida búsqueda en Google para comprobar que prácticamente todos los medios de comunicación aseguran que el escudo de Udalbiltza está bordado en los atuendos de ETA. Respecto al origen de la información, algunos medios (El Correo, ABC, la SER, Europa Press o El País) reconocen que ha sido suministrada por "fuentes de la lucha antiterrorista", clásico eufemismo para referirse al Ministerio del Interior.

¿Pero qué es Udalbiltza? Udalbiltza es una organización de cargos electos de toda Euskal Herria (la CAV, Navarra y País Vasco francés) surgida a partir del Pacto de Lizarra y que posteriormente, una vez rotas las relaciones entre el PNV y Batasuna, se dividió en dos: Udalbide (vinculada al PNV) y Udalbiltza-Kursaal (vinculada a la izquierda abertzale). Esta última fue ilegalizada por Garzón en 2003, y desde entonces continúa el proceso judicial que decidirá finalmente si Udalbiltza forma parte del "entramado" de ETA o no.

Sin embargo, Udalbiltza no tiene ningún escudo propio. El que aparece en su página web y al que se refieren los medios es el de Euskal Herria:


Imagen

La Wikipedia nos cuenta que fue diseñado por un vasco-francés en el siglo XIX, y cualquiera que haya estado en Euskadi habrá podido comprobar cómo ese escudo aparece en infinidad de sitios, sobre todo en las tiendas de souvenirs vascos. Está en txapelas:

Imagen

En pañuelos:

Imagen

E incluso en las camisetas de apoyo a la selección de fútbol vasca:

Imagen

Sabemos con seguridad que las "fuentes de la lucha antiterrorista" se refieren a ese escudo porque es precisamente el que aparece en los atuendos de los miembros de ETA cuando aparecen en público:


Imagen

Los tres enmascarados de la fotografía llevan bordados en el brazo izquierdo del traje el mismo escudo que aparece colgando de la mesa, y en el pecho llevan bordada la propia bandera de ETA que aparece al fondo de la habitación.

¿Nos encontramos ante un despiste de Interior? Es imposible que las "fuentes de la lucha antiterrorista" desconozcan que el escudo de Udalbiltza es el de Euskal Herria, dado que lo sabe hasta una persona como yo que sólo ha estado en Euskadi una vez en su vida. Si alguien conoce lo suficiente del País Vasco como para saber qué es Udalbiltza, ha de saber que el escudo utilizado por esta organización no es más que un escudo tradicional vasco. Parece evidente, pues, que esa información tiene como fin relacionar artificialmente a Udalbiltza con ETA, que es precisamente la impresión que se crea en el lector.

Pero a la vista de todo esto se me ocurren varias preguntas: ¿cómo es posible que ningún medio de comunicación español contraste las informaciones suministradas, tal y como he hecho yo desde el sillón de mi casa, y que se limiten a publicarlas tal cual? ¿Es posible que entre todos los redactores de los distintos medios no exista ni uno solo que sea vasco o que sepa que el escudo de Udalbiltza es el de Euskal Herria?

Pero sobre todo... ¿a qué viene ahora esta intoxicación? ¿Es una más de tantas o es que es posible que en breve salga por fin la sentencia sobre Udalbiltza y se hace necesario preparar a la opinión pública?



24 febrero 2009

Alcàsser


Ayer comenzó el juicio contra Fernando García, padre de una de las niñas de Alcasser asesinadas, y el criminólogo Juan Ignacio Blanco. El fiscal pide para ellos 16 años de cárcel por un delito de injurias y calumnias a raíz de las múltiples críticas que ambos realizaron en su día contra la investigación oficial del caso y que desemboco en la condena de Antonio Anglés (todavía huido) y Miguel Ricart (actualmente cumpliendo condena). Fernando García siempre ha sostenido que Anglés y Ricart son inocentes, meros cabezas de turco que encubren a los auténticos responsables, y que el juicio tuvo como único fin cerrar el caso forzando la culbabilidad de los dos delincuentes.

Lo cierto es que entre los cadáveres de las niñas se encontraron pelos y vellos púbicos pertenecientes a siete individuos distintos, y ninguno de ellos era Ricart y Anglés. Además existen fundadas sospechas de que la familia de ambos reciben dinero de los fondos reservados, presumiblemente con el fin de recompensarles por haber cargado voluntaria y falsamente con el estigma del asesinato de las tres niñas.

En internet circula una curiosa carta escrita presuntamente por un miembro de la inteligencia del Estado en la que se ofrece una curiosa explicación de este caso. Según dicha carta, la presión de la opinión pública forzó que los asesinos (sean quienes fueren) dieran un chivatazo al Ministerio del Interior para informar de la localización exacta de los cuerpos. Dada la total falta de pistas sobre la identidad de los asesinos, y la continua presión que sufría el Gobierno por parte de una opinión pública que exigía resultados, las más altas instancias del Estado decidieron volver a enterrar a las niñas cerca de Alcàsser y realizar un montaje utilizando para ello a dos delincuentes comunes que colaboraban habitualmente con la Guardia Civil.

Al fin y al cabo, resulta curioso que los cadáveres aparezcan justo en el momento en que Fernando García se encuentra en Londres (por indicación de Raymond Nakachian, relacionado con el CESID) y mientras el equipo de la UCO de la Guardia Civil que investigaba el caso marcha a Madrid para ser relevado. Por otro lado, la tesis de la carta explicaría por qué las niñas fueron enterradas varias veces, según distintos indicios forenses.

Respecto a la auténtica identidad de los asesinos, Fernando García afirmó que unas altas personalidades muy concretas estaban siendo investigadas extraoficialmente por su presunta pertenencia a una secta satánica y a una red de producción de vídeos snuff. El propio Juan Ignacio Blanco afirmó haber visionado una cinta en la que aparecía la violación, tortura y muerte de una de las niñas a manos de seis hombres. La teoría de la secta satánica cuenta también con serios indicios: las niñas fueron secuestradas un viernes 13 y una cruz de caravaca apareció incrustada en la vértebra de uno de los cuerpos.

Fernando García realizó tales declaraciones en el programa "Esta Noche Cruzamos el Mississippi" y fue condenado judicialmente por ello, pero no debe olvidarse que la desaparición de la joven Gloria Martínez Ruiz (de 17 años de edad) el 30 de octubre de 1992, es decir, tan sólo dos semanas antes de que desapareciesen las tres niñas de Alcásser, ocurrió precisamente en la clínica de la que era socio propietario uno de los señalados por García. Y es que resulta lógico pensar que, de existir realmente, esa red satánica podría ser responsable de otros casos de desapariciones de niños. Por ejemplo, el Caso Macastre ocurrió tres años antes que el de Alcàsser pero sus características fueron muy similares a las de éste.



19 febrero 2009

Entrevista a Cayo Lara


El pasado 16 de febrero, el diario El País publicaba una entrevista al nuevo coordinador general de Izquierda Unida, Cayo Lara. Por sus respuestas notamos una cierta mejoría, en todos los sentidos, con respecto al nivel del coordinador anterior, Gaspar Llamazares. A lo largo de la entrevista podemos ver cierto cariz de izquierdas que tropieza, sin embargo, en dos importantes puntos: el conflicto vasco y la revolución cubana.

Sobre el conflicto vasco, y más concretamente sobre la Ley de Partidos:

P. ¿Le alegra o le molesta que el Supremo haya anulado las listas de D3M y Askatasuna?

R. No compartimos la ilegalización, es tremendamente peligroso ilegalizar a la gente por no condenar a ETA. ¿Ilegalizamos a los que no han condenado la invasión de Gaza? ¿A los que apoyaron la invasión de Irak? Es sólo una pregunta que dejo en el aire. Es que eso de la ilegalización es muy peligroso. Y no ayuda a resolver el problema del País Vasco: creamos mártires.


Cayo Lara no se da cuenta de que ilegalizar partidos no es "peligroso", sino antidemocrático. Le parece simplemente "peligroso" porque no le preocupa que el partido ilegalizado sea D3M o Askatasuna; el peligro, para él, es que se ilegalice a quien no se debe ilegalizar: PP, PSOE, IU... Pero no le preocupa que se ilegalicen ciertas opciones políticas que considera que pueden ser ilegalizadas sin problemas, como sucede en el caso del independentismo vasco.

Otro inconveniente que ve Cayo Lara en la ilegalización es la creación de "mártires" entre la izquierda abertzale. Dicho de otro modo: no considera negativa la ilegalización en sí, sino el supuesto aprovechamiento político que de ello podría hacer la izquierda abertzale. Le falta decir que es la propia izquierda abertzale la que quiere ser ilegalizada, y la responsable de su autoilegalización.

Seguidamente afirma:

P. ¿Y no es peligroso tener en las instituciones a partidos que apoyan a ETA?

R. La preocupación de que estén ahí es más indiferente. Si hay partidos que sirven a ETA, hay que lograr que los ciudadanos no les voten. El tema del País Vasco tapa como una inmensa cortina de humo los problemas sociales de España.


Asume que puede haber "partidos que sirven a ETA", olvidando tal vez que en todo caso colaborarán con ETA determinadas personas de dicho partido y que ya existen leyes que castigan la "colaboración con banda armada". Es imposible que un partido político cometa un delito de colaboración con ETA pero no se acuse concretamente a ninguno de sus miembros de lo propio.

Vayamos ahora con el otro escollo con el que tropieza Cayo Lara:

Pregunta. ¿Por qué defiende Izquierda Unida la dictadura en Cuba?

Respuesta. Bueno, hay un concepto de dictadura... Es un modelo que los cubanos se han dado después de una revolución de 50 años. Los cubanos son los que tienen que decidir qué modelo quieren.

P. ¿Con elecciones democráticas o cómo?

R. Ellos tienen elecciones, sólo que con partido único. Yo de Cuba me quedo con esto: es un país que, empobrecido por el bloqueo, ha sido capaz de transmitir más solidaridad que muchos países desarrollados de Europa: profesores, médicos enviados a otros países para curar a gente... A Cuba hay que valorarla comparándola con los países de su entorno, no con Suecia. Y, comparada con su entorno, Cuba ha dado lecciones al mundo. Ellos tendrán que hacer su transición: con Fidel, sin Fidel, con Raúl, sin Raúl, pero ellos son los que lo van a decidir.


Lo primero que nos llama la atención en esa respuesta es que el señor Lara no niega la existencia de una dictadura en Cuba. No corrige la desinformación del entrevistador, sólo se limita a balbucear patéticamente: "hay un concepto de dictadura..." Y por sus palabras uno puede deducir la absurda idea de que el pueblo cubano haya optado voluntariamente por dotarse de un sistema político dictatorial.

Para colmo, llega a decir que "ellos tienen elecciones, sólo que con partido único", como si éste se presentase a las elecciones o tuviese algo que ver con el proceso electoral. Para Lara, las elecciones cubanas no son muy distintas de las celebradas en España bajo el franquismo.

Creo que la postura de un señor de posiciones pretendidamente socialistas ante dos importantes temas como son el conflicto vasco y la revolución cubana es lo suficientemente reveladora sobre su mentalidad política.


18 enero 2009

Reflexiones de Otegi sobre la lucha armada


Fragmentos de la intervención de Arnaldo Otegi en una entrevista celebrada en el Kursaal de Donostia, y que Gara titula en portada "Otegi plantea confrontar con el Estado en su punto débil, el terreno político":

"La solución se va a dar en un contexto europeo, y el contexto europeo nos dice que es posible construir un Estado en Europa si se articula una mayoría democrática suficiente. La izquierda independentista tiene que hacer un esfuerzo por situar el problema en el contexto europeo. Su posición es entendida ahí como una alternativa razonable.

(. . .)

Tenemos que ser conscientes de una cosa en estos momentos, que es el escenario internacional. Desde la administración norteamericana se ha impulsado una «cruzada antiterrorista». Soy muy consciente de que el accionar de ETA se utiliza en el escenario internacional para evitar hablar del conflicto en términos políticos.

(. . .)

En todos los procesos de liberación, los que estamos militando tenemos que tener la capacidad de ser valientes y honestos para entender que los instrumentos se tienen que adecuar a las necesidades de esos procesos. Estoy convencido de que en el escenario internacional es posible alcanzar los objetivos últimos de un proceso de liberación nacional si somos capaces de alcanzar una mayoría en términos democráticos en este país. Frente a ese debate «lucha armada sí o no», yo me planteo otro debate: «Cómo ganar».

(. . .)

La forma de actuar del imperialismo también ha cambiado. La izquierda abertzale también tiene que leer eso y ver la estrategia que gana también en el terreno social.

(. . .)

Evidentemente, ha cambiado la coyuntura. Creo a nivel personal que hay una etapa en el proceso de liberación nacional que ha concluido. O somos capaces de hacer una oferta política sustentada sobre bases sólidas que permita incorporar a las nuevas generaciones, o vamos a tener serias dificultades.

(. . .)

Ahora es el Estado el que está en la estrategia de «resistir es vencer», el que tiene interés en mantener la situación bloqueada. La izquierda abertzale tiene que ser capaz de leer la situación y diseñar una estrategia que le permita recuperar la iniciativa política y hacer imposible el bloqueo. Hay que mantener la confrontación con el Estado en el terreno en que nosotros somos más fuertes y el Estado es más débil: en el terreno de los argumentos políticos."

¿Prepara Otegi el terreno para un próximo cambio de estrategia de la izquierda abertzale que pase por el abandono de la lucha armada? ¿Veremos en breve algún tipo de decisión por parte de ETA en ese sentido? ¿Tal vez un nuevo alto el fuego, en el contexto del "polo soberanista" que puede estarse fraguando con EA? ¿Tenemos un nuevo proceso de paz en ciernes?


11 diciembre 2008

Sobre el comunicado de la Asamblea del TAV

La Asamblea contra el TAV ha hecho público un comunicado a raíz del atentado que ha costado la vida de Ignacio Uría. No estoy en absoluto de acuerdo con los términos en los que se expresa:

* La oposición al TAV debe ser lo más amplia, popular y participativa posible. Las herramientas adecuadas para lograr la paralización de esta infraestructura son la información veraz sobre los impactos del proyecto, la desobediencia civil, la acción directa y la movilización masiva.
Parece desautorizar el asesinato como "herramienta adecuada" para lograr la paralización del TAV, pero sólo implícitamente. Si es así... ¿por qué no lo desautoriza explícitamente? Así no cabría duda alguna de que el asesinato no se encuentra dentro del concepto "acción directa" que menciona la Asamblea.

* No existe violencia comparable a la que ejercen los estados y el capitalismo sobre la naturaleza y los seres humanos en su vida cotidiana. Muertes causadas por guerras, por contaminación, en accidentes laborales, en coches-ataúd; miseria asalariada, paro; cuerpos de policía, cárceles, etc., son sólo algunas de las formas de la violencia, «difusa» o no, que soportamos a diario. Las obras del TAV ya se cobraron la vida de un obrero rumano en Luko el 14 de julio.
Es muy cierto todo esto, pero no es la cuestión a tratar en esta ocasión, sino que se ha asesinado a un hombre, asunto que no es comparable en absoluto a otros como la contaminación o el paro. Ni siquiera a un accidente laboral. Tal ristra de ejemplos de violencia sólo puede tener como fin la minimización del suceso violento sobre el que debe pronunciarse la Asamblea; esto es, el asesinato de Uría.

* Exigimos a ETA que no intervenga en este conflicto. Ello no significa ni mucho menos un respaldo de ningún tipo a la política «antiterrorista» del Estado español sino extender la reflexión sobre los medios legítimos de lucha para detener la imposición del TAV y preservar la autonomía del movimiento de oposición.
Está bien que dejen claro que tal exigencia a ETA no significa de ningún modo un respaldo al Estado, pero creo que al mismo tiempo deberían dejar igual de claro si respaldan o no el atentado de ETA. Sobre todo porque a lo largo del comunicado no llega a quedar claro del todo.

El resto del comunicado insiste una y otra vez en atacar el TAV sin mencionar mucho más el atentado, lo cual me parecería muy bien si no fuese porque lo que muchos esperábamos de este comunicado es una crítica al mismo. Pero parece que la crítica brilla por su ausencia.

En cuanto a los términos en los que se menciona el atentado, me parecen intencionalmente blandos: se utiliza siempre la palabra "muerte" en vez de otras más adecuadas como "asesinato" u "homicidio". No tengo ninguna duda de que no utilizarían esa terminología de ser un manifestante anti TAV el que hubiese sido asesinado a manos de la policía, por ejemplo.

Obviamente yo no exijo que la Asamblea condene a ETA globalmente, ni que condene el uso de la violencia en lo que respecta a la lucha anti TAV (¿es éticamente rechazable el sabotaje contra la maquinaria de las obras? ¿cómo actuar cuando el Estado no escucha el clamor popular?), ni siquiera que "condene" el atentado según las exigencias del PP y del PSOE. Basta con que digan de manera explícita si están a favor o en contra de la utilización del asesinato como herramienta para lograr la paralización del TAV. Si es que sí, que expliquen por qué; si es que no, que lo rechacen de manera adecuada.

Por supuesto, esto no significa que yo esté a favor del TAV (de hecho estoy en contra), de ilegalizar a la Asamblea contra el TAV, de actuar penalmente contra ella, etc. Creo que la opinión de la Asamblea es sólo una opinión, y tiene tanto derecho a manifestarla como yo a discrepar de ella.



12 noviembre 2008

¿Hacia una alianza independentista?


- El pasado mes de abril el secretario general de LAB, Rafael Díez Usabiaga, afirmaba en declaraciones a Euskadi Irratia que "en breve plazo" nos encontraríamos ante "nuevos diseños".

- En mayo, Juan Mari Olano (portavoz de Gestoras Pro Amnistía) aseguraba en el semanario Argia estar convencido de "que este pueblo le dará la vuelta a la situación antes de lo que piensa la gente. No sólo la izquierda abertzale. Habrá una nueva oportunidad que no habrá que desaprovechar. Nos atañe a todos. Puedo garantizar que la izquierda abertzale al completo está preparada para aprovechar la oportunidad".

- En septiembre, y aprovechando el décimo aniversario de la firma del acuerdo de Lizarra, el presidente de EA, Unai Ziarreta, apostaba por "recuperar" la senda de aquel pacto.

- El 9 de noviembre, El País publica este sugestivo planteamiento: "La división interna recorre, asimismo, las desmoralizadas filas militantes de Batasuna y se manifiesta en la promoción de dinámicas y proyectos de participación electoral que cuestionan implícitamente el papel de "vanguardia dirigente" asignado a ETA y se anticipan a la posibilidad de que la organización terrorista opte por la abstención y el boicoteo de las elecciones. Arnaldo Otegi, el ex portavoz de Batasuna recientemente excarcelado, el ex secretario general del sindicato LAB, Rafael Díez Usabiaga, y otros antiguos dirigentes como Tasio Erkizia están impulsando junto al ex secretario general de ELA, Joseba Elorrieta, y el ex consejero vasco de EA, Sabin Intxaurraga, la creación de una plataforma independentista abierta a las formaciones políticas y sindicales de izquierda abertzale: EA, Aralar, Zutik y Euskal Batasuna (partido de ámbito vasco-francés), además de ELA. La creación de esta plataforma, un remedo de Nafarroa Bai, con Batasuna en el lugar del PNV, les permitiría a la base militante y a su electorado salir del ostracismo político, salvar la prohibición judicial que pesa sobre su actividad pública y descargarse, en buena medida, de la férrea tutela que ejerce la organización terrorista. El congreso nacional del sindicato ELA ha condicionado su participación a que el proceso sea "democrático" y "civil", esto es: libre de las presiones e interferencias de ETA. Y cabe pensar que las condiciones de EA, partido que parece decantarse por romper su alianza electoral con el PNV, y del resto de los grupos convocados no serían menos exigentes. La incógnita reside en saber si los promotores de este proyecto seguirán adelante en el caso de que la organización terrorista lo rechace."

- Al día siguiente, 10 de noviembre, EA anuncia el fin de su alianza con el PNV y el día 11 su presidente, Unai Ziarreta, hace pública su apuesta por "un gran movimiento independentista", afirmando que "la solución sólo puede llegar mediante la articulación de un gran movimiento soberanista que logre, por vías pacíficas y democráticas, la adhesión mayoritaria de la ciudadanía para avanzar hacia un nuevo marco legal en el que todos los proyectos políticos, también el independentista como el que sin ambages defiende EA, puedan materializarse".

- Hoy, 12 de noviembre, la izquierda abertzale se declara dispuesta a "trabajar" con EA por "un proyecto soberanista común": "Si EA está dispuesta a superar el tope constitucional, la izquierda abertzale no tendrá ningún inconveniente para realizar un trabajo en común, frente al actual proyecto autonomista". Piensan en un "bloque soberanista" con tres objetivos basados en la superación del actual marco político, la independencia y un modelo social "opuesto al neoliberalismo del PNV". Afirman igualmente que su oferta es "profunda" y a "más largo plazo" que los meramente electorales.

Queda por saber si todo lo anterior son meras estrategias electoralistas de cara a la próxima renovación del Parlamento vasco (cabe la posibilidad de que EA sólo intente atraerse el voto abertzale, huérfano desde la ilegalización de ANV y EHAK) o, por el contrario y a tenor de los anteriores indicios, formaría parte de la escenificación pública de un pacto previo y secreto, al estilo de lo que sucedió en Lizarra. En tal caso se plantearían diversas cuestiones: ¿Cómo reaccionaría el Estado frente a una amplia alianza independentista y de izquierdas? ¿Se concretará ésta en algún tipo de coalición electoral? ¿Cómo quedaría configurado el Parlamento vasco con ese actor en el escenario?

¿Y ETA? ¿Cómo se posicionaría en tal situación? Parece poco probable (aunque muy conveniente para los fines propagandísticos que persigue) la tesis de El País según la cual todo el plan se esté llevando a cabo a espaldas de la organización armada, pero al mismo tiempo cuesta creer que EA, Aralar o Zutik se avengan a desarrollar pactos con la izquierda abertzale mientras ETA siga en activo.

Veremos.


17 octubre 2008

El Estado inconsecuente


El auto de instrucción del juez Baltasar Garzón, mediante el cual se pretende abrir causa contra los crímenes de la guerra civil y la dictadura, contiene una joya como la siguiente:
"La acción desplegada por las personas sublevadas y que contribuyeron a la insurrección armada del 18 de julio de 1936 estuvo fuera de toda legalidad y atentaron contra la forma de Gobierno (delitos contra la Constitución, del Título Segundo del Código Penal de 1932, vigente cuando se produjo la sublevación), en forma coordinada y consciente, determinados a acabar por las vías de hecho con la República mediante el derrocamiento del gobierno legítimo de España".

De lo cual puede deducirse que el Estado surgido del 18 de julio es totalmente ilegal e ilegítimo, y por tanto también todas las decisiones jurídico-políticas emanadas de él. Así que el Estado debería anular todas las sentencias judiciales de la dictadura, o cuanto menos las de carácter político. Igualmente debería anularse la Ley de Reforma Política de 1976, dado que se sustentaba en las Leyes Fundamentales franquistas, y su principal resultado: la Constitución de 1978. Y por supuesto debería ser depuesto ipso facto el sucesor de un dictador ilegítimo.

Resumiendo, si finalmente se acreditase mediante sentencia judicial firme que el Estado franquista fue ilegal e ilegítimo el Estado actual lo es igualmente por ser una mera reforma del mismo. Sólo cabe entonces la ruptura con él y cuanto antes. Eso si el Estado español fuese consecuente, claro.

Pero me temo que no lo será, y que por mucho que la causa garzoniana llegue a buen puerto continuará considerándose legal y legítimo todo el aparato de poder franquista. Habrá que preguntarse cómo conseguirán conciliar la ilegalidad con la legalidad, la legitimidad con la ilegitimidad. El Estado tiene experiencia en ello: ya lo hizo durante la transición.


16 octubre 2008

Temas de actualidad


- Telecinco emite un reportaje sobre la prostitución infantil y Cubainformación nos ofrece su réplica al respecto mediante un video. Imprescindible para conocer las burdas manipulaciones a las que se nos somete habitualmente.

- Se cumplen 25 años de la desaparición de José Antonio Lasa y José Ignacio Zabala. Como es obvio, sólo Gara se hace eco del aniversario, recordando aquel caso de terrorismo de Estado con un artículo de opinión y dos reportajes.


26 septiembre 2008

La ventana rota

"La ventana rota (Hautsitako Leihoa)" es un documental sobre la ley del menor aplicada a chavales vascos acusados de participar en la kale borroka. Realizada por la ESCAC (Escuela de Cine de Cataluña), la obra se fundamenta en el testimonio de las propias víctimas de este fenómeno represivo. Muy recomendable sobre todo para aquellos que desconozcan en su auténtica realidad el estado de excepción que se vive en Euskal Herria.

A destacar la intervención, a lo largo de todo el documental, del entonces juez de la Audiencia Provincial de Madrid, Joaquín Navarro Estevan.








Enlace ed2k para descarga por emule: Hautsitako_Leihoa.avi

20 septiembre 2008

Venezuela, los derechos humanos y HRW

El gobierno venezolano ha expulsado al director de la sección americana de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, acusándole de estar "comprado por el imperio", tras la publicación del último informe que la organización ha elaborado sobre Venezuela, titulado "Una década de Chávez. Intolerancia política y oportunidades perdidas para el progreso de los derechos humanos en Venezuela". Se trata de un informe realmente crítico, en el que se acusa al gobierno venezolano de despreciar las garantías institucionales y los derechos fundamentales, vulnerar la independencia del poder judicial y de las elecciones sindicales, actuar contra medios de comunicación opositores o de mostrarse agresivo frente a las organizaciones de derechos humanos.

En varias ocasiones el informe contiene críticas muy injustas si tenemos en cuenta el propio contexto de las mismas. Sólo en lo que se refiere al tema de los medios de comunicación, el resumen ejecutivo del informe acusa al gobierno de "abusar del control estatal sobre las frecuencias de radio y televisión para amenazar y discriminar a estaciones con una programación claramente crítica." El ejemplo paradigmático de tal "abuso" fue, como el mismo informe resalta una y otra vez en sus páginas, el anuncio de Chávez de que "no renovaría la concesión de transmisión a RCTV". El renovar o no una licencia estatal de radiofrecuencia es algo absolutamente habitual en cualquier país civilizado (también en España, aunque aquí sí que se han cerrado varios medios de comunicación por orden judicial) sin que HRW lo critique en otros informes, y no digamos ya si la emisora en cuestión ha apoyado activamente (tal y como hizo la RCTV) un golpe de Estado como el que sufrió el gobierno venezolano y que el propio informe de HRW describe con los siguientes términos: "en abril de 2002 un golpe de Estado destituyó temporalmente a Chávez de su cargo y lo reemplazó con un presidente de facto quien, en su primer acto de gobierno, disolvió las instituciones democráticas del país, suspendió la legislatura y desarticuló al Tribunal Supremo. A las 40 horas el golpe había llegado a su fin, Chávez volvió a ocupar su cargo y se restableció el orden constitucional."

Con todo, HRW no tiene más remedio que reconocer el panorama actual de los medios de comunicación venezolanos:
"En Venezuela aún existe un dinámico debate público, en el cual los medios opositores al gobierno pueden hacer oír sus críticas y aquellos afines a Chávez expresan su defensa del gobierno. Sin embargo, mientras Chávez enfrentaba a casi una totalidad de medios privados hostiles al momento del golpe de 2002, desde entonces ha logrado que la balanza de los medios de comunicación se incline, en forma significativa, a favor del gobierno. Este cambio no se ha producido porque se haya promovido la existencia de medios más plurales, sino porque se actuó contra los medios de comunicación opositores y, al mismo tiempo, se promovieron medios estatales que reflejan únicamente los puntos de vista de los partidarios de Chávez."

Human Rights Watch admite que hoy en día existen medios opositores al gobierno que "pueden hacer sus críticas" (suponemos que sin ser molestados por ello, ya que HRW no dice lo contrario), de tal modo que se da en Venezuela "un dinámico debate público" entre medios favorables al gobierno y medios críticos con él. Se reconoce al mismo tiempo que casi la totalidad de los medios privados eran hostiles a Chávez en el año 2002, teniendo en cuenta que éste fue elegido cuatro años antes, por lo que entonces es de suponer que el gobierno venezolano no actuó contra ningún medio de comunicación durante ese tiempo.

Pero después de la cal viene la arena: se afirma que la balanza ha terminado inclinándose a favor del Gobierno después de que éste haya "actuado" contra los medios de comunicación opositores y mediante la "promoción" de medios afines al gobierno. Y me pregunto: si se supone que lo natural es que los medios de comunicación de una sociedad sean un reflejo de ésta incluso en lo que respecta a las tendencias políticas... ¿por qué HRW considera natural que la "casi totalidad" de los medios de comunicación de Venezuela sean hostiles a un gobierno que ha sido votado por la mayoría del país? ¿Por qué considera que el Gobierno no tiene derecho a cambiar esa situación para equilibrar un poco más la balanza, usando para ello los medios legales de que dispone?

A continuación el informe no tiene más remedio que admitir:
"Hay un ámbito en el cual la política gubernamental sobre medios sí ha tenido resultados positivos en la transmisión de radio y televisión a nivel comunitario. El gobierno ha apoyado en forma activa la creación de estaciones de radio y TV comunitarias, cuya transmisión contribuye al pluralismo y a la diversidad de los medios en Venezuela."

Del mismo modo, al principio del informe se reconoce lo que ha significado para el país la Constitución bolivariana promovida por Chávez:

"La Constitución de 1999 amplió significativamente la protección de los derechos humanos, por ejemplo, al otorgarle prevalencia a las obligaciones jurídicas internacionales en esta materia por sobre las leyes internas. También creó un nuevo Tribunal Supremo de Justicia e intentó dotarlo de la independencia institucional necesaria para actuar como el último garante de los derechos fundamentales."

Así pues, ya desde el principio HRW admite que la situación de los derechos humanos en Venezuela es mucho más favorable que antes de la elección de Chávez en 1998, gracias a una nueva Constitución que éste promovió activamente. Conviene tener esto muy en cuenta a la hora de valorar toda crítica vertida en dicha informe, porque no se entiende que se usen unos términos tan duros en él para criticar a un gobierno cuyo saldo final en materia de derechos humanos es favorable. Tampoco se entiende por qué el informe personaliza en la figura de Chávez todas las críticas vertidas en él. Si consultamos cualquier informe referido a España, comprobaremos que HRW no suele designar al gobierno español por la persona de Zapatero. ¿Por qué entonces se menciona más en este informe a Chávez que al gobierno venezolano en sí?

Además resulta bastante sospechoso que este informe se publique precisamente a dos meses de las próximas elecciones venezolanas, previstas para el 23 de noviembre. Pero el especial sentido de la oportunidad que tiene HRW viene siendo algo habitual: ya el 17 de junio de 2004 (dos meses antes del referendum presidencial del 15 de agosto) se publicó el informe "Independencia del Poder Judicial amenazada en Venezuela".

¿Significa esto que Vivancos ha sido, efectivamente, "comprado por el imperio"? Quizá, aunque deberíamos descartarlo si tenemos en cuenta que ha criticado también duramente a un gobierno tan proestadounidense como el colombiano. Por otro lado la cuestión no es tanto si ha recibido dinero por parte del gobierno de los EE UU por realizar sus críticas como si éstas son justas o falsas. Y contra esto sólo cabe argumentar seria y razonadamente.

Por eso el gobierno venezolano no debería haber cometido el error de expulsar a Vivanco del país. Human Rights Watch tiene tal prestigio, merecido o no, que expulsar a su máximo representante americano sirve de jugosa munición precisamente a los detractores de Chávez, que no dudarán en vociferar sobre la intransigencia del "dictador" frente a las críticas. Por otro lado, ¿de qué sirve tal expulsión, aparte de para otorgar una inmensa publicidad mundial y gratuita al informe o para aparentar que las duras críticas de éste son reales? El daño por parte de Vivanco ya estaba hecho y su presencia en Venezuela resultaba a partir de entonces bastante inofensiva, porque no lo olvidemos: HRW continuará emitiendo sus informes críticos de todas maneras.


07 septiembre 2008

Desmitificando el mito


"Quiero que las masas de la humanidad se emancipen verdaderamente de toda autoridad y de todos los héroes presentes y futuros." (Mijail Bakunin).


La izquierda debería huir de los mitos y de los líderes excepcionales. El pueblo debe comprender que él mismo, por sí solo y de manera organizada, es capaz de alcanzar cuantos objetivos desee sin necesidad de caudillos, vanguardias o héroes.

También es necesario reflexionar respecto al heroismo en sí, entendiendo sobre todo que la mayoría de las veces un héroe no es más que una persona común y corriente, situada en un contexto socio-político muy favorable para su eventual heroismo. Desde ese punto de vista, el héroe no es tal por sí mismo sino por las circunstancias que le rodean, que le presionan para actuar en un determinado sentido.

Es cierto que, a pesar de todo, existen héroes. Gente que es capaz de sacrificar todo por los demás. Son muy pocas personas, pero están ahí. Hay que reconocerlo. Pero ¿se puede ser un héroe en todos los sentidos y facetas del ser humano? ¿Un héroe no tiene debilidades ni defectos? ¿Pueden los defectos de un héroe invalidar el heroismo de éste en cualquier otro sentido?

De la respuesta a tales preguntas surgen nuevas preguntas: ¿es necesario que el pueblo tome ejemplo de los héroes? ¿Deben ser éstos realmente un modelo a seguir? ¿Podemos exigirle al pueblo una postura heroica o por el contrario debemos aceptar que el heroismo es un fenómeno tan raro que resulta excepcional? ¿Es necesario éste para alcanzar los grandes objetivos que nos proponemos o bastan simplemente la estrategia y la organización? ¿Es justo desmoralizar al pueblo acerca de sus capacidades infinitas mitificándole a héroes legendarios sin los cuales presuntamente nada sería posible?

La última película de Steven Soderbergh ("Che, el argentino") trata aunque sea de manera muy indirecta todo este tema al exponer la vida del revolucionario Ernesto Guevara en su primera etapa en Cuba. Nos muestra a un líder valiente y carismático, dotado de grandes dosis de humanismo y de sentido de la justicia, y que no duda en sacrificar su vida en pos de un ideal político. Pero el film también nos enseña cómo confiaba en la pena de muerte, cómo fusilaba sin piedad a quien consideraba que lo merecía, y cómo reconoció incluso en la misma Asamblea de la ONU que los fusilamientos eran absolutamente necesarios para la supervivencia de la revolución cubana. También vemos en todo momento el autoritarismo de Fidel, el Che y el resto de "barbudos", y su lucha armada en un país como Cuba que también se nos muestra continuamente tal y como era por entonces: dictatorial, analfabeto y mísero.

Puede decirse, por tanto, que la objetividad de la película de Soderbergh rompe un mito que hasta ahora ha estado demasiado instalado entre la izquierda, o por lo menos supone un gran esfuerzo en ese sentido. No se trata de derribar el ejemplo que el Che dio al resto del mundo, sino más bien de humanizarlo. El Che tenía virtudes y defectos, y es necesario ver claramente éstos para poder valorar en su justa medida aquellos. Respecto al balance final, el saldo es en mi opinión claramente positivo para el Che, pero es necesario tener siempre presente sus sombras para no olvidar la objetividad necesaria y evitar caer en la mitificación fácil.

Al fin y al cabo sucede lo mismo con respecto a toda la revolución cubana en su conjunto: el saldo claramente favorable a ella no debe impedirnos ver sus numerosos defectos, con el fin de evitar posturas fanáticas o mitificadoras.


22 agosto 2008

Los enemigos de la razón

Segunda parte del documental "¿Raíz de todo mal?", subtitulado al español. A destacar la parte en la que se explica la superstición humana como un subproducto de la evolución y de la necesidad instintiva que tienen todos los seres de encontrar patrones en la naturaleza que hagan más fácil la supervivencia. De ahí podría deducirse que la superstición (y todo lo que se deriva de ella: la fe y por tanto la religión) es un componente prehumano, animal e instintivo, que deberíamos superar hacia niveles de conciencia más racionales.












15 julio 2008

Señalamientos, amenazas y demás hipocresías


El pasado 12 de julio el diario El Mundo contaba que el preso vasco De Juana Chaos vivirá en San Sebastián a apenas 150 metros de varias víctimas de ETA cuando salga de la cárcel el próximo mes de agosto. El reportaje llega al extremo de publicar con todo detalle la dirección del piso de De Juana, dato absolutamente innecesario desde un punto de vista informativo. Otros en la blogosfera han llegado aun más lejos: el Teleoperador añade por su cuenta el código postal e incluso adjunta un mapa de la vivienda.

Uno se pregunta cuál puede ser la motivación que existe detrás de la publicación de tales datos, y si no es simple y llanamente el fomentar algún tipo de ataque (violento o no) contra De Juana. Resulta curioso que tales actos no tengan consecuencias, teniendo en cuenta que otro periodista (Pepe Rei) fue acusado judicialmente de "señalar" objetivos a ETA a causa de un documental ("Periodistas: el negocio de mentir") en el que se mencionaba a diversos periodistas españoles pero sin ofrecer dato personal alguno de los mismos.

Entonces ¿piensa alguien tomar cartas en este asunto? Sí. Sorprendentemente (o quizá no tanto), el Gobierno plantea la posibilidad de tomar medidas para evitar que los ex etarras puedan vivir cerca de sus víctimas, y ello teniendo en cuenta que tal posibilidad ya está contemplada desde 1995 en el artículo 48 del Código Penal. Es de suponer que el Gobierno está barajando algún tipo de medida especial destinada únicamente a los presos vascos. Otra medida antijurídica del tipo al que nos tiene acostumbrados, en suma.

Pero este asunto no es sino el enésimo acto hipócrita de una larga lista que llevamos viviendo desde que De Juana cumplió legalmente su condena carcelaria, allá por el año 2005, y que comenzó cuando De Juana fue acusado (y posteriormente condenado) por un delito de "amenazas" a causa de dos artículos publicados en el diario Gara y que en realidad no contenían amenaza alguna. Sin embargo, el líder ultraderechista Sáenz de Ynestrillas sí que amenazó de muerte al propio De Juana en pleno juicio sin que tal acto tuviese consecuencia legal alguna para aquél.

A partir de esa nueva condena por "amenazas" (en la práctica un delito de opinión), vendría el resto de la historia ya sabida: huelga de hambre del preso y consiguiente alimentación forzosa (práctica calificada de "tortura" por la propia ONU, por mucho que Amnistía Internacional use dobles raseros en este caso concreto), traslado al País Vasco y posterior alejamiento (justo al día siguiente de que ETA diese por finalizado el alto el fuego), etc.

Todo ello enmarcado, claro está, dentro de la hipocresía general con la que se trata el propio conflicto vasco en España. Porque todos esos que claman contra la salida de la cárcel de De Juana alegando que 20 años de condena por sus asesinatos son insuficientes, no claman tanto contra ciertos personajes igual de asesinos (quizá más) y que sin embargo no han cumplido condena alguna, dado que ni siquiera han sido juzgados (en muchos casos mantienen cargos políticos de relevancia sin que nadie se lleve las manos a la cabeza). Tampoco parece que les escandalice demasiado que otros asesinos vivan cerca de las familias de sus víctimas, tal y como suele pasar en multitud de pueblos españoles sin que Pedro J. Ramírez publique nada al respecto.



11 junio 2008

Valores y socialismo libertario

Desde distintos sectores se argumenta que el principal mal que sufre la izquierda actual es el conformismo de los trabajadores. En efecto, parece que el hecho de tener el poder adquisitivo suficiente para poder consumir, unido a ciertos entretenimientos como el deporte-espectáculo, provoca una desmotivación y un aborregamiento en el trabajador que impiden que afloren en él espíritu revolucionario alguno. Panem et circenses, en suma.

Pero esa explicación quizá peque de superficial. Creo que el conformismo actual, con ser cierto, tiene su origen en un problema mucho más profundo y difícil de afrontar: los valores esenciales de la derecha son compartidos en buena medida por la izquierda. Por "valores de la derecha", entiéndaseme bien, me refiero a todos aquellos valores que tradicionalmente ha ostentado el Poder con mayúsculas a lo largo de toda la Historia: la tiranía, el dogmatismo, el fanatismo, la irracionalidad, la injusticia, el egoismo, el materialismo...

La humanidad se mantuvo bastante estable, socialmente hablando, durante los varios milenios en que hubo un consenso prácticamente total en aceptar tales valores como base política. La brecha a ese respecto se produjo durante la Ilustración. Los nuevos valores que trajo esta corriente de pensamiento (democracia, libertad, racionalidad...) supusieron un adelanto moral y filosófico que dio origen a multitud de revoluciones desde fines del siglo XVIII hasta mediados del siglo XIX. A juzgar por los modernos Estados capitalistas a los que dieron origen aquellas revoluciones burguesas, es evidente que éstas supusieron ciertamente un adelanto revolucionario en ciertos valores, pero no tanto en otros como la justicia social o la solidaridad humana. Podría decirse que la revolución generada por la Ilustración quedó coja de una pata.

Durante el siglo XIX nació otra corriente de pensamiento que precisamente se centró en aquellos valores que la Ilustración, inadvertidamente, había dejado de lado: el socialismo.

Lamentablemente, el socialismo marxista (que se convirtió en la corriente predominante dentro del socialismo) cometió el mismo error que habían cometido años antes los ilustrados, y realizó sus análisis partiendo de valores como la justicia social y la solidaridad, olvidando o restando importancia a aquellos otros que la Ilustración había priorizado: la democracia y la libertad. Ese déficit explica bastante bien el hecho de que finalmente pudiesen darse interpretaciones marxistas tan autoritarias y antidemocráticas como el leninismo o el estalinismo.

Parece, pues, que el socialismo quedó igualmente tan cojo como la Ilustración, aunque de la pata contraria.

Pero si convenimos en que valores como la democracia y la libertad son tan deseables e imprescindibles como la justicia social y la solidaridad humana, hemos de concluir que la corriente izquierdista ideal será aquella que logre reunir en su seno tales planteamientos por igual y de una manera lo suficientemente equilibrada como para imposibilitar cualquier tipo de déficit. Y lo cierto es que esa determinada corriente siempre ha existido. Me refiero al socialismo libertario.

El socialismo de carácter libertario es la contrapartida de las lecturas más autoritarias del socialismo marxista, y ello es así precisamente porque deriva tanto del socialismo como de la corriente libertaria surgida durante la Ilustración.

Y sin embargo... ¿cómo es posible que ni siquiera esa izquierda libertaria sea capaz hoy día de seducir a la gran masa de trabajadores? El problema es, como decía, de valores. La sociedad actual es tremendamente individualista, materialista, egoista y consumista. El que se nos hayan inculcado tan profundamente unos valores tan antihumanos como esos, es el mayor triunfo del sistema y a la vez su talón de aquiles, dado que tarde o temprano nuestra condición humana termina rebelándose ante ellos. Y es precisamente en ese punto donde la izquierda libertaria debe atacar, y más en un contexto de crisis económica como el actual, en el que quedan al descubierto las miserias más aberrantes del sistema socioeconómico que sufrimos. Así, hemos de comprender y hacer comprender al gran público que el derrumbe definitivo del capitalismo (que es en definitiva a lo que estamos asistiendo) sólo puede superarse prescindiendo por fin del egoismo y del individualismo, es decir, uniéndonos y organizándonos bajo la bandera de la solidaridad humana.

Pero sólo conseguiremos llegar a ese objetivo si antes convencemos a la sociedad actual del gran absurdo del materialismo y del consumismo. Tenemos que hacer ver a las masas que la felicidad no se encuentra en el centro comercial, sino en las distintas interacciones humanas, y en el conocimiento, la cultura, el arte o la naturaleza. Es indispensable que comprendan que la riqueza de una sociedad no se mide sólo en términos materiales, sino también en términos democráticos, en índices sociales (educación o sanidad, por ejemplo) o en niveles ecológicos.

Estamos en un momento crucial de la humanidad, en el que los antiguos esquemas mentales basados en valores bárbaros llegan a su fin tras una decadencia de varios siglos. La transición será más o menos soportable en la medida en que la izquierda sepa edificar esquemas diferentes, basándose para ello en valores igualmente diferentes o incluso opuestos. Hay que tener en cuenta que la izquierda es revolucionaria por definición, pero la revolución exige un cambio radical de valores o la revolución no es completa. Tanto las revoluciones burguesas del siglo XIX como las revoluciones comunistas del siglo XX adolecieron de un déficit u otro en ese aspecto, y por eso fracasaron a la hora de edificar un sistema decente para la humanidad. Es necesario que en la revolución del siglo XXI no cometamos el mismo error, porque fracasar de nuevo podría ser fatal en este momento tan crítico para la humanidad.



18 mayo 2008

La violencia de ETA (II): estrategia

En el post anterior traté de analizar la violencia de ETA únicamente desde un punto de vista ético, aceptando el hecho de que para la izquierda radical la violencia no debería ser lícita más que como un medio de legítima defensa, y nunca de agresión. Pero indiqué asimismo que tal análisis poco importa si tenemos en cuenta que ETA plantea la violencia únicamente como un medio estratégico para conseguir un fin político: obligar al Estado a reconocer el derecho de autodeterminación vasco. Es evidente que desde ese punto de vista las consideraciones éticas pasan a un segundo plano.

Pero mi propósito actual es analizar la violencia de ETA precisamente desde un punto de vista puramente estratégico. Porque bien pudiera suceder que la violencia, pese a que no pueda ser éticamente justíficable, sí pueda serlo estratégica o políticamente: ¿el uso de la violencia acerca a ETA más a sus objetivos que una estrategia puramente pacífica?

Hemos de reconocer que es muy lógico pensar que una determinada presión ejercida sobre un Estado tiende a obtener de éste determinadas concesiones, sobre todo cuando dicha presión es múltiple: política, social y económica. La violencia de ETA ejerce presión en esos tres campos, por cuanto se trata de un problema político que genera sufrimiento en la sociedad y cuantiosas pérdidas ecónomicas. Sabemos también, por otro lado, que el Estado se ha sentado a negociar con ETA en varias ocasiones. Todo indica, pues, que la estrategia violenta da resultado.

Sin embargo la apariencia difiere sensiblemente de la realidad. Todas las negociaciones acontecidas hasta la fecha, protagonizadas por los Gobiernos de González, Aznar y Rodríguez Zapatero, han adolecido de una manifiesta mala fe por parte del Estado (algo reconocido desde la propia izquierda abertzale), que parecen considerar a la negociación como una mera arma para debilitar a ETA y a sus bases políticas. Eso ha sido así incluso en los tiempos en los que la organización armada asesinaba a cientos de personas al año, por lo que no hay razones para pensar que el nivel de violencia actual de ETA (con unos pocos asesinatos al año) vaya a obligar al Estado a tomarse más en serio la negociación.

Hay que tener en cuenta también que la violencia de ETA con el paso de los años ha conseguido el efecto contrario en la ciudadania española: no solamente ésta no se encuentra deseando una salida negociada al conflicto, sino que además se encuentra radicalmente en contra de la misma (algo en lo que ha colaborado activamente la propaganda estatal). Tanto es así que resulta suicida para cualquier Gobierno español plantear siquiera esa opción. Además, la propia existencia de ETA durante unos 50 años ha terminado por crear o reforzar determinados sectores estatales que se alimentan de la existencia de la organización o de la lucha contra la misma, y que lógicamente nunca verán con buenos ojos su desaparición: Partido Popular, Audiencia Nacional, periodistas-policía, seguridad privada, cuerpos policiales antiterroristas... ¿Hasta qué punto supondrán estos sectores un freno a una eventual estrategia negociadora del Estado?

Por supuesto que la violencia de ETA tiene otros efectos colaterales. Su manifestación consigue poner siempre sobre la mesa el crudo conflicto vasco, y que éste se encuentre permanentemente de actualidad. ETA copa los informativos y manifiesta, tanto nacional como internacionalmente, que existe un conflicto vasco y un problema territorial en España que sigue sin resolverse, para lo cual los cauces legales parecen insuficientes.

Pero a todo ello debemos sumar otros efectos no tan positivos si tenemos en cuenta que en pleno siglo XXI la mayoría de la sociedad, y sobre todo la izquierda, no acepta la lucha armada como un método político válido. La estrategia violenta de ETA consigue, pues, alejar de sí misma a amplios sectores populares vascos, españoles e internacionales que podrían ayudar a empujar al Estado hacia la solución del problema. Esta circunstancia debe ser cada vez más preocupante para una organización que ve cómo, a largo plazo, va perdiendo apoyo entre sus bases políticas.

Por último, la persistencia de la violencia etarra ha ayudado al éxito que ha conseguido la propaganda estatal al alejar el debate entre "nacionalismo vasco vs. nacionalismo español" y centrarlo en "violentos vs. no violentos", algo a lo que ha ayudado la reducción sustancial de la violencia estatal en los últimos años, aunque perdure actualmente la tortura y la violación de los derechos civiles y políticos.

Así pues, parece que la estrategia violenta provoca efectos positivos y negativos para los fines políticos que busca, y ETA debería reflexionar sobre los mismos y decidir cuáles destacan más. Pero insisto en que en esa valoración no se puede dejar de tener en cuenta los criterios éticos, que en mi opinión son los que más deberían pesar.


17 mayo 2008

La violencia de ETA (I): ética

Percibir la violencia únicamente como un medio tan lícito como cualquier otro para conseguir un determinado fin es una postura que coincide plenamente con el uso clásico de la violencia que ha hecho la humanidad durante toda su Historia. Una izquierda que aspire a una revolución total de las relaciones humanas está obligada a replantearse esa postura si fuese necesario. Y es obvio que si pretendemos construir un mundo más justo y humano desde pilares como la solidaridad es necesario que en ese análisis introduzcamos otros factores nuevos como el ético y el moral, aparte de los factores políticos y estratégicos habituales.

Por ello, si tenemos en cuenta que el principal resultado de la violencia es el dolor y el sufrimiento, la disyuntiva es obvia: ¿puede un determinado resultado estratégico o político compensar de algún modo el sufrimiento causado por la violencia? Creo firmemente (es una creencia meramente personal) que tal debate es estéril, por cuanto es muy difícil determinar si esa compensación existe, cuándo existe y cuándo no, y sobre todo cómo puede calibrarse. La respuesta es tan sumamente subjetiva, dependiendo del valor personal que cada uno otorgue a los distintos factores de la ecuación, que es muy posible que cualquier tipo de violencia pueda estar justificada por cualquier tipo de fin político-estratégico. ¿Qué tipo de proyectos políticos pueden, objetivamente, justificar el uso de la violencia? ¿Cuáles no? ¿Y qué límite tiene la violencia, si es que tuviera alguno según ese punto de vista?

La solución más razonable al respecto es simplemente no correr riesgos y concluir que la violencia NUNCA puede estar justificada por razones estratégicas o políticas. Así, y teniendo en cuenta que la violencia no es deseable por sus efectos perniciosos, es lógico concluir que no se debe hacer uso de la misma, o por lo menos se debe utilizar únicamente como último recurso. El debate se sitúa entonces entre un pacifismo moderado que sólo acepta el uso de la violencia como legítima defensa o un pacifismo radical que excluye cualquier práctica violenta incluso en legítima defensa.

Personalmente soy defensor de la primera opción, y aunque admiro a los pacifistas radicales creo que su postura no solamente no es viable en la sociedad actual sino que resulta incluso suicida. Me posiciono, pues, a favor del uso de la violencia únicamente como último recurso en caso de defensa propia. Por supuesto, el concepto de "defensa propia" implica una serie de presupuestos básicos:

1. Ha de existir un principio de proporcionalidad: la violencia ha de ejercerse frente a un ataque igual de violento, y por tanto el nivel de violencia de respuesta no debe exceder del nivel de violencia agresora.

2. La violencia de defensa ha de ser dirigida contra los objetivos directamente responsables del ataque: no puede ser dirigida contra objetivos que poco o nada tienen que ver con el mismo.

3. Por último no debe existir ninguna otra vía de defensa propia no violenta (legal, política, etc.), o bien ésta es manifiestamente insuficiente.

Tal postura, con tales presupuestos básicos, se sitúa en un equilibrio perfecto entre unos poderosos límites a la violencia y un efecto preventivo ante cualquier agresión. Por supuesto, esta tesis se puede aplicar a individuos o colectividades indistintamente, y a cualquier situación de agresión imaginable. En lo que respecta a un Estado, un ejemplo pertinente sería el de un policía que reduce violentamente (por supuesto manteniendo el principio de proporcionalidad mencionado en el punto 1) a un individuo que hace uso de la violencia para agredir a otros.

No es difícil hacer una valoración del conflicto vasco y la violencia de ETA a la luz de esta postura. Es evidente que cuando se producen torturas, agresiones físicas a manifestantes, ilegalizaciones forzosas de partidos, etc. se da una situación de agresión estatal ilegítima que podría suscitar una violencia en defensa propia absolutamente legítima. Sin embargo la violencia de ETA ha dejado de ser proporcional (por cuanto el Estado ya no asesina militantes vascos o lo hace muy infrecuentemente) y se ha extendido a colectivos que sólo tienen una relación muy indirecta con la violencia estatal (concejales o incluso ex concejales vascos, por ejemplo). La violencia etarra, pues, sólo obtendría justificación desde el punto de vista de la imposibilidad para defenderse por algún otro cauce pacífico de las agresiones estatales (debido principalmente a la impunidad de la que gozan los agentes agresores), pero la violación flagrante del resto de premisas invalidan el cumplimiento de ésta.

Resumiendo, la violencia de ETA (al menos en su nivel y estrategia actual) no creo que sea justificable. Pero no importa demasiado si tenemos en cuenta que ETA no comparte mi tesis y que ni siquiera parte de los mismos conceptos éticos que yo. Para ETA, la violencia se justifica desde el momento en que el Estado niega un derecho colectivo (el de la autodeterminación del pueblo vasco) y constituye un medio lícito para obligar al Estado a sentarse a negociar. Desde ese punto de vista cualquier otra consideración de tipo moral o ético pasa a un segundo plano, como suele ser habitual para cualquier Estado, imperio u organización que haga uso de la violencia al modo clásico, algo que debería hacer reflexionar a quien se considere a sí mismo "revolucionario".


(Próximo post: "La violencia de ETA (II): estrategia".)



01 mayo 2008

La verdadera crisis

Agobiados por la crisis de ricos, no nos queremos enterar de la crisis de los pobres. Hasta la ONU se ha dado cuenta de que millones de personas se están muriendo de hambre y sed y asco. Y de que van a morir muchas más. Si el mundo del siglo XXI no puede evitar este disparate de los precios, si el planeta del XXI no es capaz de conseguir que la gente no se muera de hambre, ha llegado el momento de hacer algo. La verdadera crisis no es la de las hipotecas: es la del hambre.

La crisis de los ricos es terrible, y más aún porque nadie la entiende, porque nadie sabe hasta dónde llega el agujero insondable de las deudas, porque nadie se atreve a saber hasta dónde alcanzan las pifias que han cometido los bancos y todo el entramado financiero de la voracidad institucionalizada. Lo que vemos debajo de tanta basura, tanto logo y tanta soflama es que el sistema está podrido. Siempre lo ha estado, pero ahora hemos alcanzado el clímax de la miseria. Hemos perfeccionado tanto el mecanismo que da soporte a la codicia que ya no hay forma de saber qué está pasando. Los estados se van a quedar sin dinero para tapar tanta infamia consentida y a veces alentada por ellos mismos. Las instituciones internacionales del dinero están ya sacando las cosas por la puerta de atrás. Mientras emiten sus obvios dictámenes y sus monsergas seroleras, todos tienen el helicóptero al ralentí esperando en las azoteas de sus lujosos rascacielos. Pero la verdadera crisis, que forma parte del mismo mundo y del mismo sistema, es que cuanto más y mejor se produce, más hambre se pasa. Cuantos más satélites y más redes y más inteligencia y más información, más millones de personas agonizan sin comida y trabajan por un euro de sol a sol.

La solución pasaría por la democracia de verdad, la que aún no nos hemos atrevido a imaginar. El verdadero problema no es el cambio climático, sino el cambio de ideas: estamos igual que en el neolítico. Hasta el espíritu depredador tendrá que evolucionar alguna vez.


Mariano Gistaín, en El Periódico de Aragón
.





09 abril 2008

Distrayendo del problema

Lokarri suele basarse en tesis con las que no estoy de acuerdo. Respecto a su última iniciativa, ésta se basa en: 1) La exigencia a los partidos políticos (y al PSOE en particular) de la puesta en marcha de un proceso de diálogo que "culmine con un acuerdo político que mejore la convivencia de la sociedad vasca". Asimismo se solicita una consulta popular en la que la sociedad vasca exprese su voluntad; 2) La exigencia a ETA de un fin de la violencia y de toda violación de derechos humanos que haga posible un proceso de paz y que permita a la sociedad vasca pronunciarse en dicha consulta con entera libertad.

Vayamos por partes:

1) No se exige al Estado el fin de sus violaciones de derechos humanos, civiles y políticos en relación al conflicto vasco, como sí se le exige (y con razón) a ETA. Creo que es necesario comprobar que, aparte de los asesinatos y amenazas de ETA, también por parte del Estado persisten todavía otras formas de violencia lo suficientemente graves como para exigir su desaparición. Me estoy refiriendo, claro está, a la tortura. Exigir sólo a una de las partes el fin de toda violación de los derechos humanos, mientras se oculta que la otra parte también los viola, adolece de una falta de objetividad preocupante e incluso sospechosa.

2) No veo cómo el fin unilateral de la violencia de ETA puede llevarnos a un proceso de paz. En todo caso nos llevaría a una rendición de ETA y, por tanto, ya no sería necesario ningún proceso de diálogo ni de negociación, ni por supuesto de paz, dado que la violencia de la otra parte seguiría estando presente.

3) Lokarri exige un "proceso de diálogo que culmine con un acuerdo político que mejore la convivencia de la sociedad vasca", pero no especifica en absoluto quién tiene que llegar a ese acuerdo y cómo puede mejorarse la convivencia de la sociedad vasca. La tesis de Lokarri es demasiado abierta, tanto que en ella cabe un simple acuerdo político entre PSOE y PNV que culmine en una mera reforma estatutaria con mayores competencias para el Gobierno vasco, lo que dejaría intactos los nudos del conflicto (territorialidad y autodeterminación). Creo que es indispensable que en ese acuerdo también esté presente la izquierda abertzale, y si Lokarri está de acuerdo conmigo debería especificarlo en su iniciativa. Por otro lado, creo que el fin de ese acuerdo no debería ser "mejorar la convivencia de la sociedad vasca", sino más bien alcanzar por fin los niveles democráticos mínimos que exije ésta: que todos los proyectos políticos sean posibles si obtienen el suficiente apoyo democrático y el respeto total de todos los derechos humanos, civiles y políticos.

4) Por último, Lokarri ve su "consulta" más como un fin que como un medio. Creo que el fin de cualquier tipo de proceso vasco (llamemosle "de paz", "de diálogo", "de negociación" o como queramos, las palabras son lo de menos) deberá ser el respeto de todos los derechos humanos, civiles y políticos (y por tanto de todos los proyectos políticos), y no que el pueblo vasco se pronuncie en una consulta acerca de la cual desconocemos todo: sus plazos, sus fines, sus términos...

Por otro lado, realizar una consulta en las condiciones actuales (con partidos políticos ilegalizados, con la violencia y amenaza de ETA presente, con cientos de presos políticos en las cárceles, con la amenaza de la tortura y la detención siempre presente, con medios de comunicación censurados, etc.) no solamente no es deseable, sino que es antidemocrático. Tendría la misma validez que cualquier referendum celebrado en un sistema dictatorial. Para realizar una consulta política al pueblo vasco es necesario que éste disponga de total libertad para pronunciarse, y hoy por hoy no la tiene porque esa libertad es violada por ambas partes: ETA y el Estado.

Apoyar esta iniciativa de Lokarri es un error porque confunde los términos del problema y del conflicto, y podría servir a determinados fines políticos que en la actualidad andan fraguándose en las cocinas del PSOE y del PNV. Quizá la colaboración de Lokarri en ese sentido no sea una estrategia consciente en absoluto, pero es lo de menos: lo importante es que es absurda y que nos distrae de las cuestiones que realmente debemos encarar si queremos encontrar una solución para el conflicto vasco.


30 marzo 2008

Crítica del sistema carcelario

Resulta curioso comprobar cómo después de miles de años de civilización existen todavía determinados sistemas o instituciones humanas que permanecen esencialmente inalterables, por mucho que avancemos en otros terrenos como las ciencias sociales, la política o la tecnología. Un ejemplo es el sistema carcelario. Durante miles de años, el ser humano ha recurrido a las cárceles para eliminar a la delincuencia, y aunque haya cambiado en sus detalles la esencia del sistema permanece invariable.

Quizá la razón última de dicha permanencia es la sensación generalizada de que las prisiones son inevitables. Pero ninguna institución humana es inevitable si no está realmente justificada su existencia. A la pregunta de si las cárceles son realmente necesarias sólo se puede contestar respondiendo previamente a otra pregunta más inmediata: ¿es útil el sistema carcelario?

En ese sentido, la utilidad del sistema de prisiones viene determinada fundamentalmente por una triple función: punitiva (para castigar al culpable), preventiva (para disuadir al ciudadano de cometer delitos) y de rehabilitación (para reinsertar al preso en nuestra sociedad y evitar que vuelva a delinquir):

1) Función de rehabilitación. ¿Hasta qué punto se rehabilitan las personas que pasan por una cárcel? ¿La mayoría se rehabilitan o por el contrario reinciden luego de su estancia en ella? Resulta difícil entender cómo un ambiente carcelario, formado por todo tipo de delincuentes, puede ayudar a que una persona olvide la delincuencia. Parece más lógico, por el contrario, que la llamada "universidad del crimen" fomente nuevas relaciones entre delincuentes o el aprendizaje de nuevas formas de delitos. ¿Es una exageración decir que la cárcel en realidad fomenta la delincuencia, y que por tanto es contraproducente?

2) Función preventiva. Es más que discutible que las prisiones sean un eficaz sistema disuasorio contra la delincuencia. Si nos atenemos a los crímenes de sangre, la mayoría son pasionales y por tanto irracionales, y no es probable que una persona que actúa irracionalmente se detenga a sopesar de manera racional las consecuencias que conllevará la realización de su acto.

En lo que respecta al resto de delitos, la inmensa mayoría son debidos a situaciones de pobreza o marginalidad (hurtos, tráfico de drogas, etc.), es decir, o bien a la pura supervivencia o bien al ambiente, dos factores que probablemente pesen mucho más en la actuación de una persona que la amenaza de un futuro castigo. En este contexto, una medida preventiva sin duda más eficaz sería la eliminación de las bolsas de pobreza y marginación de nuestras sociedades.

3) Función punitiva. Ciertamente la cárcel supone un duro castigo para el delincuente, pero de poco sirve eso más allá de la simple satisfacción de un instinto primario de venganza. Y aparte de la nula utilidad de esa función, debemos considerar otros puntos de vista éticos y morales: ¿es lícita la privación de libertad de un ser humano? ¿Llegará un día en el que el derecho a la libertad sea considerado un derecho humano tan fundamental como el derecho a la vida, y por tanto ni siquiera el Estado pueda atentar contra él?

También hemos de tener en cuenta que al privar de libertad a un ser humano no sólo castigamos a ese ser humano, sino a todos los de su entorno. ¿Qué sucede con la familia de un penado? ¿Por qué se condena a dicha familia a renunciar a su ser querido? ¿Qué será de las personas que quizá dependan sentimental, material o económicamente del condenado, como unos padres, una pareja o unos hijos? Estamos hablando de una tragedia que trasciende el castigo a un único culpable para afectar a varios inocentes. ¿Es ético, por tanto, defender la función punitiva de la cárcel?

Otra cuestión que debemos añadir a las precedentes es la inmensa injusticia de los filtros sociales que desembocan en la cárcel. Me estoy refiriendo al sistema judicial que padecemos, desde el sistema de multas hasta las fianzas millonarias, pasando por la ausencia de gratuidad de la defensa judicial (lo que significa que los mejores abogados son también los más caros). Todo ello está diseñado con el fin evidente de castigar al delincuente pobre y volver impune al delincuente rico, lo que convierte a todo el sistema judicial en general, y al carcelario en particulario, en algo extremadamente perverso e injusto.

Se alegará que la razón de que el sistema carcelario permanezca invariable a lo largo de los siglos, a pesar de ser injusto, contraproducente, inútil y éticamente discutible, no es otra que la ausencia de una alternativa realista y viable al mismo. Pero lo cierto es que la humanidad no ha hecho ningún esfuerzo serio por replantearse dicho sistema, tal vez porque los delincuentes sean los últimos seres humanos de los que alguien querría preocuparse. De cualquier modo creo que ha llegado ya el momento de abrir un debate serio, sosegado y reflexivo sobre el sistema de prisiones con el fin de eliminarlo y reemplazarlo por otro (u otros, dado que la problemática que estamos tratando es variada y por tanto exige más de una solución) más útil, justo y humano.



25 marzo 2008

Teoría del Multiuniverso evolutivo


"Otro físico teórico, Lee Smolin, ha desarrollado una tentadora variante darwiniana de la teoría del Multiuniverso, incluyendo tanto elementos seriales como paralelos. La idea de Smolin, expuesta en La vida del Cosmos, depende de la teoría de los universos hijo que han nacido de los universos padre, no en un Big Crunch protegido por completo, sino más localizadamente, en agujeros negros. Smolin añade una forma de herencia: las constantes fundamentales de un universo hijo son versiones ligeramente "mutadas" de las constantes de su padre. La herencia es el ingrediente fundamental de la selección natural darwiniana, y el resto de la teoría de Smolin fluye naturalmente. Esos universos que tienen lo que hace falta para "sobrevivir" y "reproducirse" llegan a predominar en el Multiuniverso. "Lo que hace falta" incluye durar lo suficiente como para reproducirse. Dado que el hecho de la reproducción tiene lugar en agujeros negros, los universos seleccionados deberían tener lo que hace falta para generar agujeros negros. Esta capacidad implica varias otras propiedades. Por ejemplo, la tendencia de la materia a condensarse en nubes y luego en estrellas es un prerrequisito para generar agujeros negros. También las estrellas son, como ya hemos visto, precursoras del desarrollo de una interesante química, y de ahí a la vida. Así, como sugiere Smolin, ha habido una selección natural darwiniana de universos en el Multiuniverso, favoreciendo de forma indirecta la evolución de la fecundidad del agujero negro e indirectamente la producción de vida. No todos los físicos son entusiastas con la idea de Smolin, a pesar de que se dice que el físico, ganador de un Nobel, Murray Gell-Mann dijo: "¿Smolin? ¿Es ese joven con esas locas ideas? Puede no estar equivocado". A un biólogo travieso le podría gustar saber si algunos otros físicos están necesitados de una mejora darwinista de la conciencia."

En este fragmento de El espejismo de Dios (hablé hace poco del gran Richard Dawkins) se nos habla de una teoría científica revolucionaria, que mezcla de manera coherente dos ramas en principio tan dispares como la física cosmológica y la teoría darwinista de la selección natural. El proceso que utiliza para ello Lee Smolin, y que Dawkins quizá no explique de manera totalmente satisfactoria, es simple:

1) Del mismo modo que el Big Bang supuso el inicio del Universo, la teoría del "Big Crunch" predice que la expansión del espacio-tiempo debida a aquel terminará siendo frenada por la fuerza de la gravedad, y toda la materia del Cosmos volverá a ser reunida y comprimida en un único punto o "singularidad". Ésta sufriría entonces una inestabilidad tal que se vería obligado a expandirse de nuevo mediante otro Big Bang, perpetuándose así el Universo en una sucesión (¿infinita?) de expansiones-contracciones: Big Bangs seguidos de Big Crunchs, que a su vez provocan nuevos Big Bangs.

2) De acuerdo con tal teoría, es lógico pensar que el Big Crunch no sólo provoca la muerte de un Universo, sino también el nacimiento de uno nuevo. Existiría, por tanto, un "universo hijo" nacido de un "universo padre".

3) Pero resulta que ya conocemos "pequeños crunchs" que existen en nuestro Universo, en el centro de muchas galaxias: se trata de los agujeros negros. Éstos se crean cuando la enorme gravedad de una estrella supermasiva llega a a colapsar el tejido espacio-temporal en una singularidad similar a la que se formaría en el momento de un Big Crunch, pero a una escala mucho menor. Los agujeros negros serían, pues, como un Big Crunch en miniatura.

4) De acuerdo con la teoría de Smolin, del mismo modo que un Big Crunch genera a un nuevo universo, quizá los agujeros negros podrían hacer lo propio. Tal vez no exista un sólo Big Crunch, sino muchos, y éstos sean los agujeros negros. Si todo el Universo terminase devorado por agujeros negros, las múltiples e inestables singularidades que se crearían a raíz de ese colapso (agujeros negros masivos) provocarían la formación de múltiples expansiones (Big Bangs), y por tanto de nuevos Universos. Nos encontraríamos así con un Multiuniverso que se reproduce y se multiplica, de manera parecida a como lo haría un organismo vivo.

5) La ley de la probabilidad nos dice que los nuevos universos creados a partir del "universo padre" podrían tener características muy dispares, y de hecho las posibilidades son infinitas, pero sólo un universo que posea agujeros negros podría reproducirse de nuevo. Así pues, el agujero negro se convierte en el "aparato reproductor" de los universos contenidos en el Multiuniverso, y cualquier universo en el que no se den fenómenos como los agujeros negros estaría condenado a la extinción, y al contrario: un universo que posea agujeros negros tiene muchas posibilidades de reproducirse.

6) Pero un universo que posee agujeros negros se diferencia bastante de uno que no los posee. Si existen agujeros negros, es porque existen estrellas, y éstas se dan porque las constantes cosmológicas del universo (la fuerza gravitatoria, por ejemplo) tienen los valores que tienen en nuestro universo. Bastaría una ligera variación en los valores de esas constantes para que nuestro universo fuese muy diferente, pero Smollin cree que los valores de las constantes de los "universos hijo" son similares o muy parecidos a los del "universo padre". Obtenemos así una forma de "herencia", y ese ligero margen de error permitido en los valores del "universo hijo" con respecto al "universo padre" sería el equivalente de una "mutación". Ambos factores (herencia y mutación) son los que hacen posible la evolución, lo que quiere decir que en el Multiuniverso terminarían predominando los universos con agujeros negros.

7) Por otro lado, la existencia de estrellas (que hacen posible la existencia de agujeros negros) supone también la existencia de elementos químicos complejos (formados únicamente en los núcleos estelares), que permitirían la existencia de interacciones químicas complejas que a su vez dan origen a la vida, y con posterioridad a la vida inteligente. Puede decirse entonces que la existencia de agujeros negros en un universo hace más que probable la existencia de seres inteligentes dentro del mismo. Por tanto, la evolución de ese Multiuniverso sería a varios niveles.

Todo lo anterior se resume en que podríamos vivir dentro de un Multiuniverso que está sometido a los mismos factores que los seres vivos: reproducción, multiplicación, herencia, mutación y evolución, y que por tanto es un "organismo" que nace, crece, se multiplica y evoluciona. Viviríamos dentro de una célula perteneciente a un ser cósmico muy semejante a un ser vivo, o por lo menos sometido a leyes similares. De hecho, esa evolución cósmica habría llegado al punto en el que surge dentro de ella una inteligencia capaz de comprenderlo, o por lo menos de intentarlo. No sólo habría alcanzado el grado de "organismo vivo", sino también el de "organismo vivo inteligente".

Es cierto que la teoría de Smolin es meramente especulativa y que no cuenta con indicio alguno a favor. Pero es una teoría importante aunque sea errónea, porque abre nuestras mentes hacia nuevos conceptos y posibles descubrimientos futuros. Por otro lado, si sólo el núcleo de la teoría de Smolin tuviera alguna verosimilitud y el universo padeciera también algún tipo de evolución cósmica basada en leyes físicas, ello tendría evidentes repercusiones y no sólo en el terreno científico, sino también religioso: del mismo modo que la selección natural aplicada a los seres vivos hizo innecesario el concepto de un Creador para explicar la gran complejidad de los mismos, la misma ley aplicada al Cosmos también podría explicar la gran complejidad de éste sin necesidad de ningún factor externo a él.


10 marzo 2008

Perdió la izquierda

- Ganan PP y PSOE, tanto en número de votos como en escaños (ambos ganan 5 más). Un nuevo paso, pues, hacia el bipartidismo al estilo estadounidense.

- Se derrumba IU (pasa de 5 a 2 escaños), probablemente por la mala gestión de Llamazares, sin descartar del todo las excusas que ha presentado éste: la ley electoral, el voto útil y la tendencia bipartidista. En cualquier caso pierde su grupo parlamentario, por lo que pasará al Grupo Mixto como cualquier otra fuerza residual.

- Se desmorona ERC (pasa de 8 a 3 escaños). No hay que olvidar que los óptimos resultados que consiguió en 2004 fueron debidos principalmente a la feroz campaña que sufrió Carod-Rovira por aquellas fechas por parte de la derecha, a causa de su reunión con ETA.

- La derecha catalana (CiU) gana un escaño (dispone de un total de 11) y probablemente se apoye en ella el PSOE durante esta legislatura, dados los buenos resultados que le han dado su giro hacia el "centro".

- El PNV pierde más de 100.000 votantes y un escaño, siendo superado como partido más votado en Euskadi en favor del PSOE, por primera vez en su historia. ¿Augura esto una futura conquista del PPSOE del territorio vasco? Más de un independentista está temblando de miedo ante tal posibilidad.

- EA pierde su escaño y desaparece del Congreso. Será difícil que vuelva a él.

- Coalición Canaria pierde un escaño y se queda con 2.

- Nafarroa Bai y el BNG logran mantener su escaño cada uno.

- Novedad: el partido de Rosa Díez logra un escaño, por lo que lamentablemente seguirá cobrando del erario público.

- Mi opción personal no ha llegado a los 300.000 votos, y ha disminuido con respecto a 2004.

- La abstención estatal es más o menos la misma que la de 2004, aunque ha aumentado en Hego Euskal Herria hasta alcanzar los ocho puntos. La campaña de la izquierda abertzale en favor de la abstención ha hecho efecto, pero únicamente entre sus votantes habituales. ¿Habría habido más abstención de no producirse el atentado de ETA el último día de campaña? En todo caso no la benefició.

Las conclusiones son evidentes: sale muy perjudicado el multipartidismo en favor de PP y PSOE. El giro al centro derecha que van a tomar ambos partidos es evidente. Por otro lado, la izquierda parlamentaria se derrumba hasta casi desaparecer, mientras que surgen nuevas fuerzas de derechas como UPyD.

En fin, ahora más que nunca han ganado los de siempre, mientras que hemos perdido los demás.


09 marzo 2008

Crimen sin sentido

Creo que se pueden sacar algunas conclusiones acerca del último atentado de ETA:

1) ETA ha realizado un atentado fácil y cómodo: una persona sin escolta y en un pueblo como Mondragón, donde supongo que la organización tendrá un apoyo significativo. Deduzco, pues, que ETA deseaba por todos los medios no fallar en esta ocasión.

2) Parece evidente que un atentado realizado a dos días de las elecciones tiene como fin influir en las mismas. La cuestión es si finalmente se dará tal influencia y en qué sentido. De momento, mucho me temo que sin tal atentado la participación hubiera sido menor (por aquello de "ETA quiere que no votemos, así que a votar todo el mundo" o por las declaraciones de la hija de Carrasco llamando a la participación), por lo que se da la paradoja de que el asesinato perjudica la estrategia de abstención de la izquierda abertzale. La alta participación, además, beneficia al PSOE, con el riesgo de que Zapatero alcance la mayoría absoluta y llegue a una conclusión evidente: que el palo a los vascones compensa electoralmente, porque incluso las respuestas de ETA al mismo le benefician.

3) Isaías Carrasco no era un cargo electo, sino un ex cargo electo. Parece que ETA abre otro nuevo frente (otro más): el de los ex cargos electos. El siguiente paso imagino que será el de los simples militantes de base, y creo que a este paso terminarán siendo objetivos de ETA incluso los simples votantes, para dar así la razón a los manipuladores que aseguran que en Euskadi hay un voto del miedo. Por otro lado, creo que los simpatizantes de ETA se muestran más comprensivos con las acciones de ésta cuando el asesinado en cuestión es un miembro de las FSE o un político que tenga algo que ver en la represión estatal. Supongo que más de uno se habrá llevado las manos a la cabeza al comprobar que en esta ocasión el crimen ha ido dirigido contra una persona que nada tenía ya que ver con el aparato de represión estatal (si es que alguna vez tuvo algo que ver, que es mucho decir), por lo que el apoyo social de ETA es hoy algo menor que ayer.

Conclusión: creo que este asesinato es un sinsentido incluso desde el frío punto de vista de la táctica política. Es lo que tiene dejar que los militares realicen análisis políticos.